Ambiente

Recical, un proyecto fundado en el camino de la sustentabilidad

En 2020, esta cooperativa de trabajo dedicada al reciclado de residuos urbanos recuperó, entre agosto y diciembre, 3570 kilos de materiales. Además, generan trabajo genuino y permanente para 15 asociados y asociadas.
miércoles, 10 de marzo de 2021 · 14:48

Hace más de 10 años, cuando Hugo comenzó juntando las botellas que la gente tiraba en el río, no imaginó que su impulso individual podía transformarse en una instancia colectiva, que trabajara para mejorar nuestra casa madre y, además, fuera la oportunidad de trabajo digno para muchas personas.

La historia de Hugo Pedernera, que hoy preside la cooperativa Recical dedicada a la recuperación de residuos, es también la de este proyecto cooperativo.

Ubicada en la localidad cordobesa de La Calera, en uno de los extremos del corredor de Sierras Chicas, Recical hoy recupera gran parte de los residuos que desecha la gente. Con un fuerte impulso por el cuidado del planeta, la cooperativa no sólo recicla sino que también transforma lo que para otros es basura.

“Hace 10 años que este proyecto comenzó y todavía no podemos creer todo lo que logramos”, cuenta su presidente y se remite a los inicios de la entidad.  Previo a conformarse en cooperativa, Hugo  - que además es bombero hace 20 años – se ocupaba de recolectar las botellas plásticas junto a un grupo personas que tenían en común el cuidado del planeta. Cuando el acopio se hizo más grande y casi incontrolable, se presentaron ante el municipio de La Calera para solicitar colaboración y fue ahí donde les sugieren armar una cooperativa.  

Los pasos legales comenzaron en 2012 y tres años después recién obtuvieron la matrícula. Mientras tanto, nunca dejaron de recolectar los que otros tiran en la calle o en las márgenes del río, sin tener presente el daño ambiental y a la salud que esa acción produce.

Con los papeles en la mano que certificaba que Recical ya era una cooperativa, nuevamente se acercaron al municipio y las gestiones se fueron prolongando hasta que finalizando el 2019 arribaron a un acuerdo donde el estado local abonaría la mitad de un galpón de acopio.  

“A la semana de haber alquilado el lugar comenzó la pandemia y el municipio nos comunicó que debía destinar ese presupuesto a la situación de emergencia. Otra vez a remarla solos, con el miedo de no saber si podíamos afrontar el costo del alquiler. Pero, finalmente, tener el galpón nos permitió recuperar otros materiales, además de las botellas plásticas. Y sumamos cartón, papel, aluminio, telgopor y otros plásticos”. Sin habérselo propuesto, al ampliar los materiales lograron también el autosustento.

La cooperativa tiene hoy 35 socios, 15 trabajan diariamente en la planta. Los otros son socios colaboradores. “Te doy un ejemplo, uno de nuestros asociados es herrero y cuando nos hace falta algo viene y nos aporta su trabajo. Otro tiene un flete, entonces cuando pueden nos dan una mano”.

“Estamos orgulloso de poder aportar nuestro granito de arena al cuidado del medio ambiente, generando consciencia en nuestros vecinos y colaborando para que nuestra ciudad pueda ir por el camino de la sustentabilidad”, dicen desde Recical.

 

 

Economía circular

Todo lo recolectado en el galpón de acopio de la cooperativa retorna y se transforma. El vidrio se lleva a una acopiadora más grande que lo destina a Rosario, el papel a una fábrica cerca de Jesús María que lo reutiliza, el aluminio a una empresa que lo funde y ciertos plásticos a una empresa de Buenos Aires que los tritura y recicla.

Todo se recolecta en los contenedores distribuidos por la ciudad en espacios públicos, barrios cerrados y comercios. “Tenemos unos 75 para plásticos y otros 20 para el vidrio”.

Con los ecoladrillos (botellas de PET rellenas con plásticos) que la gente trae al predio, la cooperativa comenzó a trabajar en un proyecto que incluye la construcción de contenedores en espacios públicos para depositar los residuos separados en origen.  

En un convenio de colaboración con la empresa Ecoinclusión de la localidad de Alta Gracia, también están comenzando a elaborar ladrillos a partir del plástico.  “Ellos se contactaron con nosotros y mediante un acuerdo nos autorizaron a trabajaran con sus ladrillos y ser un proveedor eventual si ellos necesitan más producción. No solo estamos recuperando sino que ya estamos haciendo ladrillos”, dice Hugo.

El último proyecto que está desarrollando la cooperativa es la construcción de paneles plásticos destinados a la construcción. “Esto será ecológico y económico. Los estamos desarrollando y vamos a hacer una habitación modelo para mostrar que es viable”.

 

Concientizar y comunicar

Los tiempos de transformación digital exigen nuevas formas de gestionar la comunicación de una empresa o emprendimiento. Si bien no hay recetas mágicas para adaptarse a este escenario, la comunicación es una herramienta que acompaña el trabajo de cualquier organización. En el caso de Recical, la decisión de comenzar a interactuar con un público objetivo a través de redes sociales resultó estratégica. Hugo cuenta que hace unos meses comenzaron a visibilizar el trabajo que hacen en la cooperativa en diversas plataformas “y fue una explosión”, dice sorprendido.  “La gente empezó a llegarse, a traer materiales. Antes nos llamaban para que les retiráramos las cosas pero tenemos tanta demanda, y además un alto costo de traslado, que les pedimos que se acerquen a la planta y de paso es una posibilidad de mostrar lo que hacemos”.

 

Ciudad sustentable

Actualmente el municipio de La Calera no tiene una política de separación de residuos en origen lo que dificulta el trabajo de la cooperativa. No obstante, las tareas de concientización que vienen realizando desde Recical tienen resultados en la comunidad y cada vez más gente se acerca a la planta a depositar sus residuos separados. “Si tuviéramos mayor logística ya hubiéramos empezado nosotros con esa tarea”, explica Perdernera.

“Ahora empezamos un proyecto  con un barrio cerrado que comenzó con una experiencia de 40 familias, de 400 que son, para iniciar con la separación diferenciada. Si esto da resultado, y deciden sumar al resto del barrio, creo que vamos a hacer punta y llamar la atención del municipio y será como un efecto dominó”, cuenta entusiasmado el referente de Recical.

Galería de fotos