El primer banco de sangre cooperativo de Sudamérica cumplió 32 años

martes, 12 de noviembre de 2019 · 18:53

Los morterenses saben que ante una emergencia médica no tendrán que peregrinar buscando sangre para algún familiar o amigo que necesite. El 90 por ciento de los habitantes de la localidad sabe que puede contar con el banco de sangre de la cooperativa.

El sistema de adhesión es simple. Cada grupo familiar se asocia y abona un pago mínimo razonable por esta cobertura. Quienes además son donantes voluntarios, reciben la cobertura gratuita para todo el grupo familiar que convive en la vivienda del dador o dadora de sangre.

“Hoy a nivel mundial hay un alto déficit de donantes voluntarios de sangre y nosotros tenemos 9 mil”, afirma Carlos Gaido, director del Banco de Sangre de la cooperativa de Morteros. “Son nuestro recurso más valioso”, agrega el médico quien está a cargo del servicio hace 23 años.

 

 

En el Banco de Sangre se realiza la extracción, el perfil inmunológico del donante y se deriva la muestra a un centro de análisis de la ciudad de Córdoba para realizar el examen de serología, una instancia obligatoria en Córdoba para todos los servicios de este tipo, dice Gaido.

“Hoy ya está fuera de lugar la discusión del valor de un banco de sangre. Hoy ya no hablamos de la disposición de sangre o de donantes sino de sangre segura. Esto quiere decir que ese donante ha sido sometido a una serie de análisis muy profundos y específicos para determinar que esa sangre es segura”.

 

El banco de sangre en sus inicios 

 

Campañas de donación

El 9 de noviembre se visibiliza en nuestro país como el día nacional del donante voluntario de sangre y es un momento especial para que la población tome conciencia de la importancia del acto solidario.  Es común en esa fecha ver masivamente campañas para que la gente concurra a donar sangre.

“Nosotros tenemos como política estar todo el año de campaña.  Hay una cuestión técnica y es que la sangre tiene vencimiento corto de 40 días. Por lo tanto, no sirve tanto una campaña explosiva de una semana que traiga de pronto a todo el mundo a donar. No sería lógico sacarles sangre a todos porque después no la puedo usar. Por eso, tenemos un programa de campaña permanente porque necesitamos un flujo de donantes que no sea explosivo sino constante”, dice Gaido.