Vuelta olímpica

01-02-2005

El costo de un Balón oficial del torneo Argentino es de más de cien pesos. Un par de zapatillas deportivas, con mucho glamour para la noche y que en general se usa para hacer cualquier cosa menos deporte cuesta alrededor de doscientos pesos. La pelota no se mancha y los botines tampoco, la fiebre del fútbol y del deporte no para.

El mercado deportivo saludó la realización de la pelota oficial del torneo 2003 de AFA en Manos de Gatic.  Historia pasada y como la pelota, muy pisada.  Gatic quebró y luego de idas y vueltas, la planta de Pigüé (que principalmente fabricaba calzado) está en manos de sus trabajadores.

El 13 de enero del 2005 hubo una vuelta olímpica muy emotiva, sin embargo no había botines, pelotas, ni jugadores que festejaban un campeonato de verano. En el festejo hubo apenas dos banderas, la de la cooperativa Textiles Pigüé y una bandera argentina mientras cien operarios festejaban  haber recuperado su medio de vida.    Ocuparon la planta con la ley de expropiación en la mano, aunque esto no impide que la justicia de Bahía Blanca amenace con desalojar la fábrica, aún cuando cuente con la ley 13.289 en el expediente de la causa. Allí se establece que la cooperativa de trabajadores Textiles de Pigüé es la beneficiaria de la empresa Gatic.

Hoy los trabajadores de la textil continúan amenazados por el desalojo.  Eduardo Murúa Presidente del Movimiento nacional de Empresas Recuperadas explicó cual es la situación actual.

“Estamos trabajando con la cooperativa de Textiles Pigüé, estamos haciendo todos los arreglos de las máquinas y estamos haciendo la puesta a punto de las máquinas, para recibir la materia prima la semana que viene. Nosotros hemos ocupado las instalaciones recién el año pasado, después de tener  la promulgación de la ley de expropiación de la provincia de Buenos Aires.  En el medio de todo esto, con la ocupación de las instalaciones y la ley firme, hubo la denuncia de un señor que se llama Gotelli, que es un pseudo empresario que se quería quedar con las plantas, que nos denuncia por usurpación.  Eso está en un juzgado penal.  Por eso nosotros alertamos a la población de que podríamos sufrir un desalojo.  Hay una denuncia de que nosotros estamos usurpando y esto puede pasar en la justicia argentina.  Porque a pesar de contar con una ley de expropiación en la que se le ceden todos los bienes a los trabajadores, por otro lado, y por una vía que no es el mecanismo normal de la justicia comercial, nos intentan desalojar.”

Irónicamente, Gotelli está relacionado a Alpargatas, la competencia histórica de Gatic, y a quien Backellian, ex dueño de la textil, acusó de competencia desleal en su libro “¿Es un error ser argentino?”. Actualmente son doscientos seis los trabajadores que están recuperando la empresa, pero sufren la intranqulidad por la amenaza de desalojo.  En el juzgado Número dos de Bahía Blanca, donde está radicada la denuncia,  el fiscal dice no tener todos los papeles suficientes que le demostrarían que los trabajadores tienen la propiedad.  Murúa sostuvo que  “El fiscal cuenta hoy en el expediente con la ley promulgada 13 289 que le cede todos los bienes y que expropia los bienes de la empresa Gatic y se los cede a la cooperativa de trabajadores Textiles  Pigüé.  No entendemos todavía porque el fiscal no ha decidido desestimar esa denuncia.”

Mientras crece la incertidumbre, también crece la esperanza, y en la fábrica están poniendo a punto las máquinas, reciben clientes que están dispuestos a poner la materia prima para empezar a trabajar, y hacen todos los números necesarios para que la cooperativa salga adelante.

Nota: Ricardo Cortés

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam