Viviendas en El Impenetrable

05-03-2009

(Chaco) Después de años de postergación, funcionarios de Desarrollo Social nacional y de la gobernación provincial, junto con cooperativas sociales, ingresaron al Impenetrable chaqueño para comenzar la construcción de viviendas y un Centro Integrador Comunitario (CIC) para los pobladores. Las tareas de edificación y el mantenimiento del nuevo predio resultaron fundamentales para el empleo de algo más de 20 pobladores.

Las casas se construyeron en zonas críticas del Impenetrable, como la Isla de Pelolé de Villa Río Bermejito y la localidad de Comandancia Frías, que fueron seriamente afectadas hace un año por una gran inundación que despojó a los pobladores de sus ranchos. Estos dos complejos de viviendas pasaron a ser patrimonio de las familias originarias del lugar.

La Pelolé es una isla que habita la comunidad toba, casi en el límite con Formosa. Faustino, su cacique, reconoció que “como la mayor parte de las familias no hablan castellano, poder congeniar el plan de viviendas del Estado y de las cooperativas con lo que nuestra cultura necesitaba fue muy complicado. También lo fue cruzar los materiales en la precaria balsa por el río (Bermejito)”.

Pese a las complicaciones, las viviendas hoy están en pie. Las cooperativas capacitaron a 18 aborígenes para que hicieran sus propias viviendas (con baño y cocina al aire libre), una plaza, una cancha de básquet, una de fútbol y un centro educativo “a nuestra manera”. Y un poco de la otra: “Hubo que negociar algunas cosas, pero ahora tenemos un lugar nuevo”, dijo resignado Faustino.

El padre Juan Carlos Molina fue uno de los primeros en llegar a Comandancia Frías en mayo de 2008, luego del desastre provocado por la tormenta. “Vinimos para que los habitantes pudieran recuperar algo de lo perdido. Incluso, la esperanza”, recordó el párroco, que preside la Fundación Valdocco, que coordinó el trabajo en el lugar. Durante meses, el sacerdote -que es porteño pero trabaja en Santa Cruz- dirigió el trabajo albergado en una carpa iglú.

Además del dinero público, el sacerdote espera que “la escuela, las viviendas, el centro de salud y deportes, y las herramientas de trabajo les permitan a los pobladores generar un oficio dentro de Comandancia Frías. Para que no necesiten seguir dependiendo del dinero del Estado provincial o nacional”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam