UNA RADIO ESCOLAR QUE SE HACE SENTIR EN LA CIUDAD

10-05-2016

“Estamos convencidos de que cooperando somos mejores” asegura Nora Crespillo, directora de la escuela primaria Dr. Pedro C. Molina, institución que desde el 2012 incluyó a la cooperativa escolar dentro de la experiencia curricular.

La principal actividad tiene que ver con la radio cooperativa, proyecto que atraviesa transversalmente a varias materias. “El objetivo es acercar a los chicos al conocimiento y práctica de los principios y valores. Pensamos que una forma de lograrlo era la organización de una radio que fomentara el aprendizaje colaborativo, siempre teniendo en cuenta que esta iniciativa integra a toda la comunidad educativa, donde el aporte de cada uno suma”, explica Crespillo.

Desde la escuela califican a la experiencia de la `Unión Cooperativa Escolar´ (nombre que votaron los chicos) como sumamente positiva, ya que “no sólo se observan mejoras en la comunicación oral y escrita, sino en la convivencia diaria y el trabajo en conjunto. Nuestra radio se escucha aproximadamente a diez cuadras a la redonda del establecimiento. Si bien los alumnos siempre se encuentran supervisados por un docente, son ellos quienes arman los guiones y manejan los equipos. Logramos la participación de todos los niños de quinto y sexto grado, sumando a los más pequeños para lecturas complementarias. También trabajamos articuladamente con alumnos de otra escuela, el Ipem 299, con muy buenos resultados”.

Cabe mencionar que dentro de los proyectos también llevan adelante el kiosco saludable y los juegos cooperativos, que se realizan en tres oportunidades durante el año.

Una unidad de producción

Alydocoop (Alumnos y Docentes Cooperativos), es la entidad que nació en el 2009 en la Escuela Dr. Justo Abel Cartas. “Desde primer grado vamos trabajando cada principio cooperativo, a través de acciones solidarias con la premisa `entre todos es más fácil´. Cuando llegan a sexto grado, un grupo integra el consejo de administración y sus compañeros participan como vocales”, explica Hebe Iglesias, docente y coordinadora de esta experiencia escolar.

Lo particular de este proyecto es que los chicos cooperativamente elaboran pastas, pre pizzas y empanadas. “Nos sorprende como se manejan. Se reúnen todos los meses en el marco de la actividad y todos participan como socios. Presentan las listas, eligen el consejo y redactan el orden del día”, comenta Hebe.

“Los chicos aprendieron conceptos de bromatología e higiene que cumplen a rajatabla. Todos pasan por todos los puestos en el proceso de producción, lo que les da un mayor

entendimiento y compromiso. También piden presupuestos y llevan los registros de entrada y salida en el libro contable. Aprenden a respetarse y todo el proceso fomenta además la cultura del esfuerzo y trabajo”, asegura la docente.

Con lo recaudado en el año, los chicos de sexto grado organizan su viaje de estudios o la fiesta de egresados.

La mejor materia prima

La experiencia de la escuela Arturo Capdevila también tiene lo suyo. Esta escuela, que cuenta desde el 2012 con un proyecto cooperativo formalizado hace dos años con la obtención de la matrícula, lleva adelante “un emprendimiento de acción colectiva y de gestión democrática. Desde esta iniciativa, los niños juntos a sus padres trabajan en la huerta, de donde tomarán la materia prima para elaborar sus productos. Es un proyecto muy interesante, ya que mediante estas actividades se promueve la práctica de los valores cooperativos, el trabajo, la integración entre los alumnos y se estimula el esfuerzo y la solidaridad”, asegura Patricia Echavarría, quien está a cargo de la dirección de la escuela.

La `Cooperativa Escolar Unión y Felicidad Almafuerte´ (CEUFA) realiza dos encuentros anuales donde venden empanadas, tartas o dulces caseros, según la producción de la huerta. Para adentrarse en el proceso de producción, los chicos toman todas las medidas de higiene y conocen los requisitos sanitarios. También llevan los registros de las ventas junto a los docentes. “Con este proyecto los chicos enriquecen mucho su experiencia educativa”, finalizó Echavarría.

Apoyo permanente

La Cooperativa de Servicios Públicos de Almafuerte (Coopal), por su parte, realiza acciones para promover estas iniciativas. “Hemos acompañado a los alumnos para que pudieran asistir a encuentros de cooperativas escolares, donamos la bandera del cooperativismo a instituciones educativas y brindamos un espacio para la difusión de sus actividades a través de Canal 2”, detallan desde Coopal.

Por otro lado, desde hace 6 años la entidad implementó los juegos cooperativos de verano para fomentar la práctica de los principios y valores, la integración y el cuidado del medio ambiente y este año, en el predio recreativo de la cooperativa se llevó a cabo el III Campamento Nacional de Jóvenes Solidarios de FACE, con un balance sumamente positivo.

Escuelas: Dr. Pedro C. Molina, Dr. Justo Abel Cartas y Arturo Capdevila

Nombre de las cooperativas: Unión Cooperativa Escolar, Alumnos y Docentes Cooperativos y Cooperativa Escolar Unión y Felicidad Almafuerte, respectivamente.

Actividades: Radio escolar, kiosco saludable, elaboración de pastas y otros alimentos

A destacar: desde hace 6 años, la Cooperativa de Servicios Públicos de Almafuerte (Coopal) implementó los juegos cooperativos de verano. De esta forma, los chicos están en contacto todo el año con la práctica de los principios y valores.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam