Tala Huasi: cooperativa denuncia presiones de la Comuna

18-06-2013

Los vecinos de esta pequeña villa serrana, ubicada a unos 40 kilómetros de Córdoba capital, desde hace 60 años están organizados en cooperativa para prestarse el servicio de agua corriente. Actualmente tiene 200 asociados.

Hace cuatro años, a raíz de la radicación de un barrio con características de urbanización cerrada que involucra a 700 lotes, la Cooperativa de Servicios Públicos se ha visto envuelta en un conflicto con el Jefe Comunal, Fernando Bermúdez (UPC), que devino en un pedido de “quita de la cooperativa a los socios”, explica el presidente de la entidad Hugo Luján.

En diálogo con COLSECOR noticias, Luján explicó que la radicación del loteo de Piedra Negras y la demanda del servicio de agua corriente para las viviendas actualmente construidas (7) fue el inicio de una disputa que hoy pone en riesgo la prestación de la cooperativa.

A raíz de un juicio que la cooperativa perdió en diciembre de 2012, “sin una causa aparente” - señaló Luján -, la Comuna presentó un amparo para “quedarse con la cooperativa y todos sus bienes”. “Hoy estamos en esta situación esperando que un agente de la Justicia entre a valorar la prueba que presentamos nosotros porque en ningún momento la cooperativa dejó de prestar el servicio”. La causa hoy está radicada en la Fiscalía Nº 2 de Villa Carlos Paz.

Inversiones inmobiliarias, negocios y concesiones

El emprendimiento de Piedras Negras en Tala Huasi se radica en el año 2008 y solicitan a la Cooperativa de Servicios Públicos local la provisión de agua corriente. En respuesta al pedido, la entidad exige la titularidad del domino catastral, como lo requiere el Estatuto, pero estos documentos no fueron presentados por el fideicomiso que entonces era responsable del proyecto urbanístico.

A partir de ahí el Jefe Comunal inicia una serie de acciones legales contra la cooperativa para desalojarla de su sede, que estaba construida sobre un terreno municipal, y sobre la que primaba un contrato de alquiler por 10 años, del cual no se encontró prueba. Durante el tiempo que duró el juicio, que finalmente la cooperativa perdió, se construyó una nueva sede en terrenos de la entidad.

En 2009, el gobierno provincial le entrega a la Comuna la titularidad del servicio de agua, que desde 1953 era brindado por la cooperativa pero sin contrato de concesión, como es el común denominador en muchos lugares de Córdoba.

El jefe comunal, Fernando Bermúdez, emite una resolución para hacerse del servicio y de todos los bienes de la cooperativa (sede propia, cañerías y tanque y sala de bombeo), aduciendo que ésta no podía prestar el servicio al emprendimiento de Piedras Negras.

Dos años más tarde, se retoman las negociaciones entre la cooperativa y el nuevo fideicomiso que administra la urbanización serrana, que finalmente presenta escritura y dominio catastral. A cambio la cooperativa exige obras de infraestructura (que rondan el millón y medio de pesos), ya que era necesario cuadruplicar las dimensiones de la red de agua. También se solicita frenar la venta de tierras (el loteo original era de 1.400) y la construcción de nuevas viviendas hasta tanto contaran con la aprobación de la Dirección Provincial de Agua y Saneamiento (Dipas) y de la Secretaría de Ambiente de Córdoba. El presidente de la cooperativa explica que “estos requerimientos fueron oportunamente aceptados por el fideicomiso”.

En paralelo, el jefe comunal ofrece a la cooperativa el contrato de concesión del servicio de agua por 20 años a cambio de cesar con las acciones legales contra la Comuna y dar agua a Piedras Negras. Finalmente Bermúdez no otorgó el contrato de concesión por lo que el convenio entre la cooperativa y Piedras Negras no se firmó.

A fines del 2012, la cooperativa pierde el juicio contencioso-administrativo que había iniciado contra la Comuna porque “ésta pretendía quedarse con la cooperativa”, explica Luján. Pero la Cámara se declaró “incompetente sobre la cuestión de fondo” y “esto fue como perder el juicio porque no nos dieron la razón en el sentido de que si quieren la cooperativa la tienen que expropiar”. También se radicó en la Justicia una denuncia penal contra el titular de la Comuna por amenazas al presidente de la cooperativa.

En las últimas semanas, la Comuna presentó un amparo para la entrega de toda la cooperativa, incluyendo a los empleados y toda documentación personal de los asociados. La entidad se resiste a este proceso por considerarlo inconstitucional.

En las últimas instancias de negociación, Bermúdez exigió para otorgar la concesión del servicio a la cooperativa, la renuncia de su actual presidente y la provisión de agua a Piedras Negras.

Al respecto, Hugo Luján explicó a COLSECOR noticias que está dispuesto a “renunciar si es para el bien de la comunidad, pero como el Jefe Comunal ya nos ha mentido varias veces hasta que no tengamos nada firmado no vamos a hacer nada”.

Como último hecho constatable, la cooperativa denuncia la irrupción de personas desconocidas en el predio del tanque de agua y donde queda latente la posibilidad de que alguien esté contaminando el agua que sólo es de uso corriente.

Hoy las negociaciones tanto con el fideicomiso como con la comuna están estancadas.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam