SU LUGAR EN EL MUNDO

12-08-2015

No nació en Calchaquí, pero pareciera que sí. Cuando habla, Perla Benamú se refiere con mucho amor a esta ciudad del noreste santafesino. “Hace 37 años que vivo en Calchaquí. Es mi lugar, el lugar que elegí para vivir y para finalizar mi vida. Es un muy lindo, lleno de gente amable”.

Calchaquí es una ciudad joven, declarada como tal hace 30 años. Asimismo su historia comienza mucho tiempo antes, con la presencia mocoví en la localidad. Allí llegó Luís D'Abreu, del Banco Colonizador Nacional y fundó el pueblo en octubre de 1889. La localidad llevó su nombre, que convivió con el de la estación de ferrocarril, (Calchaquí, como un río cercano), hasta que quedó este último.

Perla tiene 77 años y es docente jubilada, “Ser maestra fue una de las bendiciones con las que Dios me quiso colmar, en mi carrera docente coseché mucho amor, mucha cordialidad. Trabajé en 15 escuelas de la provincia, varias del ámbito rural.”.

Fue directora de la escuela primaria Remedios de Escalada de San Martín. Es más, el primer piso de esta institución lleva su nombre. “Es algo que me llena de orgullo, porque trabajé con alma y vida en ese lugar”.

Comenta que “la escuela tiene 103 años, su edificio está muy bien conservado. Se trata de una institución con de jornada completa, tiene la misma currícula que las otras, pero a la tarde se dictan otros contenidos”. En aquel tiempo “Trabajábamos mucho con la población aborigen, ya que en la localidad hay descendientes de mocovíes. Entonces `mi escuela´, título de propiedad que voy a llevar siempre en el corazón, llevaba adelante un taller de alfarería donde reproducíamos objetos que encontrábamos en cercanías de la Laguna Cristal, muy conocida en la zona, a 30 kilómetros de la localidad”.

Recuerda cómo fue creciendo la localidad, que cuando ella llegó había calles de tierra, muchos lotes baldíos “Fue creciendo mucho, desde que llegué se crearon muchas instituciones, una de ellas es la Municipalidad”. Hoy viven en el lugar cerca de 14.000 personas. En los inicios fue muy fuerte el sector forestal, actualmente pueden mencionarse pequeñas y medianas industrias, comercios y también actividades agrícolas y ganaderas. “Actualmente está llegando el gas natural a la localidad, es un gran avance”, explica.

Perla fue una de las impulsoras del Centro de Capacitación para Adultos (CECLA) de Calchaquí, institución referente en educación no formal en agroindustria que ya tiene más de 25 años. Es más, la huerta experimental lleva su nombre. “Junto a Walter Figueroa, que era maestro de técnicas agropecuarias en la escuela, nos preguntábamos qué iban a hacer muchos chicos cuando terminaran el colegio. Entonces él solicitó la creación de un CECLA, con muy buena recepción, a tal punto que se modificaron muchas prácticas, se crearon por ejemplo huertas familiares, entre otros proyectos. Hoy pueden hacerse varios cursos y talleres. Te cuento una anécdota, el primer tractor que tuvo esa institución fue donado por un hombre de Bahía Blanca, que no conocía la institución. Entonces Walter, hoy director del CECLA, viajó sin un peso a buscar el tractor, toda una hazaña”.

Comenta que en el pueblo hay actividades culturales, que hace mucho participó de la Casa de la Cultura y que hoy es alumna del taller literario de la biblioteca popular, ya que una de sus grandes pasiones es la literatura. “Leo y escribo mucho y tuve la oportunidad de editar libros”. Cuenta que en junio se festejan en Calchaquí las fiestas patronales en honor a San Luis Gonzaga. Que hay varias celebraciones durante el año, conmemorando las fechas patrias, se organiza también una feria del libro, entre otras. “En el festejo del 9 de julio se realizó un homenaje al senador Guillermo Berli, que hizo mucho por Calchaquí, como impulsar el proyecto para que se declare ciudad”.

No es católica pero es madrina de varios chicos. Hace poco tiempo su vida cambió al fallecer “Piruco” su compañero de toda la vida con quien tiene tres hijos. Ahora se está rearmando, por eso cuando le pregunto cómo es un día en su vida, prefiere recordar aquellos tiempos. “Siempre teníamos visitas, muchos amigos y recibíamos mucha gente como el cacique Nicasio Velázquez (ahora su hijo “Naca” es cacique), también Saverio Festa, italiano, que tiene 89 años. Venía el médico Félix Georgetti un gran amigo y poeta reconocido mundialmente. Ahora también, siempre hay alguien que pasa y toca el timbre para ver si necesito algo, me acompañan mucho”.

Su trabajo en la escuela, con el que mostró un gran compromiso con la comunidad, hicieron que hace unos años Perla fuera declarada Ciudadana Ilustre. “Fue una emoción muy grande, no creía merecerlo, pero estoy muy orgullosa”, finaliza emocionada.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam