SER DIGITAL

04-03-2015

Desde hace 20 años, en 17 provincias y en más de 200 localidades, diseñan las grillas de señales de televisión con variedad de contenidos para la diversidad de gustos e intereses de los espectadores.

Definitivamente, la televisión es un medio de comunicación potente desde hace décadas que nadie puede obviar. Su protagonismo se construye a partir de la creación de las audiencias que vienen de todo un pueblo que con sus diferentes estratos sociales la hacen ser quien es, un poder que informa y entretiene.

Del análisis de la televisión emergen verdades en pugna. Las evaluaciones van desde el lugar común de la crítica más refractaria que la define como la caja boba hasta la exculpación al programador frente a aquello que la platea quiere ver. Se la acusa de abusos de toxicidad y consecuentes daños. También están las valoraciones que se posicionan en sus efectos de masividad donde el sentido de lo definido habitualmente como popular es razón suficiente e inapelable para liberarla de todo mal ocasionado.

Pareciera que esta gravitación en el siglo 21 es un tanto menor cuando observamos la relevancia que hoy tiene Internet para las personas. Después de experimentar la conectividad con buen ancho de banda ya nada es igual. De buenas a primeras, la cantidad de megas pasó a ser una necesidad básica.

Porque en la web parece que todo está. Se vive conectado a la realidad a través de pantallas encendidas. Produce verdadera desesperación no tener a mano estos aparatos que nos acompañan día y noche. Poco importa si estamos en tal o cual lugar, el latido de existencia pasa por estar en línea, disponible. Mal que nos pese, sucede.

En este tiempo histórico prolifera la realidad virtual. Se supone que hay más accesos a universos desconocidos. Se construyen amistades, hay abundancia de expresividad y gustos compartidos. Ocurre un fenómeno sumido en una instantaneidad extrema y ya no asombra. Es ahora, no importa donde porque es en todos lados.

Se puede evaluar que la modernidad descripta es tan irreversible como controversial. Cierto es que derriba numerosos límites de información y genera las condiciones favorables para un mayor placer en la búsqueda por saciar la curiosidad.

Internet presenta una tecnología que necesitamos entender en sus modos de convivencia con las conductas de las personas. Por esto es que COLSECOR llega al público para ofrecer COLSECOR Play, una nueva experiencia para nuestros usuarios que les permitirá disfrutar de sus programas de televisión favoritos desde cualquier lugar, cuando quieran, y utilizando cualquier dispositivo, ya sea su PC, smartTV, smartphone o tablet. Con COLSECOR Play el usuario tiene control de la programación a través de una experiencia interactiva. La plataforma está basada en una interfaz intuitiva que se adapta automáticamente a cualquier resolución.

COLSECOR Play es un sitio web que incorpora las plataformas de contenidos online de ESPN, FOX, TyC Sports, COLSECOR y Claxson y a la que se irán sumando nuevos proveedores. Las asociadas a la entidad cooperativa podrán ofrecer a sus abonados el acceso a http://play.colsecor.com.ar

Sabemos que la industria es necesaria para este emprendimiento pero sería apocado el servicio de las cooperativas sino se incorpora un desarrollo propio de contenidos. Para esto surgió COLSECOR Mediateca, espacio donde se expresan narrativas audiovisuales sustentadas en los enunciados basados en el valor de la cultura de las comunidades para las que trabajamos.

COLSECOR Mediateca cumple con este requisito del proyecto COLSECOR Play y se incorpora a la amplísima cartelera de programas, películas, series y documentales para la elección de los espectadores.

Cristalizar la iniciativa es un logro de toda la integración solidaria. Desde este mes comienza una nueva etapa, trascendente, porque es innovación. Una nueva idea que se hace realidad con el esfuerzo de todas las empresas que pertenecen a COLSECOR.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam