RUBÉN MASÓN: 'HAY MUCHO POR HACER DENTRO DEL COOPERATIVISMO”

20-10-2014

Con una vasta trayectoria dentro del movimiento cooperativo nacional, Rubén Mason tiene peso propio para hablar y opinar sobre el movimiento cooperativo.

“Estoy a punto de cumplir 75 años en pocos meses, decidí ir dando pasos al costado", explica Masón luego de estar 18 años presidiendo la Federación Argentina de Cooperativa de Consumo (Facc) de la que ahora es presidente honorario, cargo que también ostenta en la Asociación Intercooperativa Regional (AIR) de Bahía Blanca de la cual fue fundador en 1964. “Hoy desde el punto de vista de la dirigencia efectiva, soy el consejero más antiguo en Cooperar en representación de la Facc”.

Nacido y criado en Bahía Blanca, Masón se reconoce cooperativista desde los inicios de su profesión como contador público. Fue en el año 1961, cuando todavía estaba finalizando sus estudios de grado, que un profesor lo convocó para cubrir el cargo del primer auditor de la Cooperativa Obrera.

“Yo estaba haciendo el servicio militar así que le dije que con mucho gusto, pero me tiene que esperar dos meses que me den de baja. Así que el 1 de febrero de 1962, mi primer trabajo profesional fue ser auditor de la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca”. Rubén Masón, el contador Masón como lo conocen en el medio, ejerció esta tarea durante 43 años. Por entonces, la Obrera tenía 10 pequeños almacenes y 13 mil asociados. Hoy esta entidad modelo del cooperativismo de consumo tiene 1.400.000 asociados y 109 supermercados distribuidos en el país.

¿Cómo ve hoy posicionado al sector?

Yo digo concretamente, y no siendo oficialista, que en esta década el gobierno kirchnerista ha revalorizado la figura cooperativa e incluso la ha apoyado económicamente. Desde el punto de vista cooperativo tenemos que decir que se ha portado muy bien, esa es la mirada que tengo hacia el Gobierno. Desde el punto de vista interno, del propio movimiento, creo que se ha hecho bastante pero es mucho más lo que queda por hacer. El movimiento cooperativo tiene un vaso a medio llenar y lo más importante no es contarnos entre nosotros cómo se llenó ese vaso sino cómo hacemos para llenar la parte que está vacía.

En alguno ámbitos se está hablando de modificar la ley de cooperativas, que ya tiene 41 años. ¿Qué piensa al respecto?

Que hay que tener mucho cuidado porque hay monos con navaja que se llaman legisladores y que a veces presentan proyectos inconsultos que después uno tiene que ir a tratar de que se cajoneen en alguna comisión. El movimiento cooperativo sabe bien qué es lo que hay que tocar de la ley de cooperativas, por algunas cosas hay que modificar, aunque es una buena ley y podemos seguir funcionando así. Cooperar mismo tiene un proyecto escrito donde detalla cuáles son los temas que tendría que cambiar esta ley. Lo que sucede es que se ha considerado que este no es el momento apropiado para discutir la ley porque tenemos un parlamento que no nos garantiza una ecuanimidad ni un tratamiento serio y responsable de las cuestiones.

¿Cuál sería el aporte del Inaes en este punto?

A mí me gustaría saber cuál es la idea del Inaes en esta materia porque uno escucha por ahí que la autoridad de aplicación dice: `estamos cansados que frente a un problema donde una cooperativa no actúa correctamente, hay que pedirle a la Justicia que la intervenga y eso es una demora tremenda´. Pero también si se le da al poder administrador la posibilidad de intervenir a nuestras entidades y no que sea la Justicia, nos podemos encontrar como fue en la época del menemismo que el titular de la autoridad de aplicación intervenía las mutuales y las saqueaban.

Entre las posibles modificaciones, algunas provincias sugieren mayor descentralización del órgano de control. ¿Qué puede pasar con esto?

Esta es una discusión vieja que yo desde que ingresé a movimiento cooperativo en el año 62 la vengo escuchando. Ha habido direcciones provinciales de cooperativas y mutuales muy buenas, como fue el Ipac en Buenos Aires con Mario Elgue, en Córdoba cuando estaba Constancio Beltramo al frente, hubo experiencias positivas. Pero también hubo algunas gestiones desastrosas del órgano local.

¿Cómo sigue la causa del derrumbe de la sucursal 84 de Neuquén?

En este momento se dispuso el juicio oral ante una apelación de los 3 implicados a la que el Juez no dio lugar. La Cooperativa Obrera aquí era inquilina del local donde al dueño se le ocurrió hacer 10 departamentos en el techo sin que las columnas tuvieran la fortaleza necesaria. Nosotros somos damnificados tanto como las personas que murieron. Judicialmente no tenemos nada que responder. Todavía no hemos iniciado las acciones pertinentes desde el punto de vista civil por la pérdida que esto ocasionó a la cooperativa porque queremos que se termine el juicio penal. Hoy esta misma sucursal, la 84, se volvió a abrir en otro lugar de Neuquén y tenemos en marcha una segunda.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam