RED DE VIVEROS UNE A PUEBLOS SANTAFESINOS

04-07-2016

Están vinculados por la producción, la tierra, el trabajo y el aprendizaje.

Son un grupo de instituciones que fueron contactándose tras realizar algunas de las capacitaciones en el Centro de Educación Agropecuaria (CEA) de Casilda. Además de ese centro de formación profesional, participan de la red de viveros la escuela especial Nº 2071 de Chabás, un vivero de Sanford, la escuela Enseñanza Secundaria Orientada Nº304 Justo José de Urquiza de Fuentes y la comuna de ese pueblo. Pero la lista no cierra ahí, porque están abiertos a otras instituciones de la zona que quieran sumarse.

“Se trata de una Red de Viveros Cooperativos con la que articulamos los esfuerzos de diferentes instituciones que veníamos trabajando de forma independiente y que en general están vinculados de alguna manera con lo social y la educación. No estamos legalmente conformados como cooperativa, pero nos vinculamos de esa forma, cooperando unos con otros”, detalla Esteban Peralta, docente del Centro de Educación Agropecuaria (CEA).

Quienes integran la red, recalcan que si bien produciendo en conjunto obtienen precios más accesibles, el objetivo de esta iniciativa es principalmente social, inclusivo y educativo.

Realizan reuniones, compras conjuntas, puestas en común e intercambio de semillas, plantas y saberes. “Lo que no le sirve a uno, le sirve a otro. Por ejemplo el Lapachillo que no se usa mucho, puede utilizarse tranquilamente para el arbolado público. O si alguno no puede vender las plantas en el pueblo, las ofrece en la ciudad de Casilda”, comenta Peralta.

Los productos se comercializan en encuentros comunitarios. En Casilda hay ferias semanales y una grande que se realiza anualmente. La escuelita especial de Chabás también organiza su propia feria.

El proyecto está organizado con un vivero núcleo en el CEA, donde producen la mayor cantidad de plantines y la idea es formar un segundo. Además planean brindar capacitaciones, con el objetivo de ofrecer herramientas laborales.

Mauro Calcabrini trabaja en el área de espacios verdes de la comuna de Fuentes y es otro de los impulsores de la iniciativa:“Es muy interesante la experiencia en nuestro pueblo, porque trabajamos junto a la escuela secundaria con el programa Volver a Estudiar. Esto brinda una formación laboral a los chicos en jardinería y paisajismo y es importante para la comuna porque tendrá personas formadas para el mantenimiento de los espacios verdes. Por otro lado, a partir de esta red se logra una articulación entre los viveros que permite obtener plantas a muy bajo costo a través de un muy buen desempeño cooperativo”.

Sergio Ciarpella tiene un vivero en la localidad de Sanford y es otro de los integrantes de esta red. Realizó un curso en el Centro de Educación Agropecuaria de Casilda e instaló su emprendimiento en el pueblo: “me acoplé a este proyecto cuando ya estaba funcionando. Para mí participar de esta red es muy interesante, teniendo en cuenta la importancia que tiene el trabajo en conjunto al día de hoy”.

El año pasado, Sergio recibió en el vivero a alumnos de Sanford que aprendieron a realizar plantines de aromáticas en el marco de los contenidos curriculares. “Fue una experiencia muy rica, el vivero está abierto a los colegios del pueblo. Para mí es una alegría inexplicable poder colaborar”.

Las puertas de la Red de Viveros Cooperativos están abiertas. Sólo hay que acercarse con la vocación de aprender, integrar y compartir.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam