Radiodifusión, el fin de una etapa

06-09-2005

En un alto de una reunión del Comité Ejecutivo de COLSECOR, desarrollada en Córdoba el lunes 5 de septiembre, Sitio Cooperativo tuvo oportunidad de entrevistar al Presidente y Secretario de la Cámara Argentina de Cooperativas, Mutuales y otros prestadores comunitarios de radiodifusión (CARCO), Rodolfo Santecchia y Joaquín Roquero. Dado que desde la sanción de la ley que modifica el artículo 45 de la actual Ley de Radiodifusión, el sector cooperativo y CARCO en particular no ha expresado aún su opinión, la presente charla con los dos máximos dirigentes de esa organización, tiene el extraño encanto de ser una de las primeras reflexiones sobre el tema.

Sitio cooperativo: Ya pasaron varios días desde que el Senado convirtió en ley la modificación del artículo 45. ¿Por qué tanta demora en dar una declaración sobre el tema desde el Movimiento Cooperativo?

Joaquín Roquero: En realidad no han pasado tantos días... o quizás si, todo depende cómo se lo mire. Nosotros aún no tenemos el texto exacto que fue aprobado por el Senado, la ley aún no fue promulgada y nos gustaría tener esos datos precisos antes de entrar a definirla y a opinar sobre ella. No sería la primera vez que una ley salga de una manera y en la computadora del que la transcribe para llevarla al Boletín Oficial dijera otra cosa. O quizás pueda ser vetada por el Poder Ejecutivo...Después de tantos años de lucha, y de tantas promesas incumplidas, los cooperativistas tenemos derecho a desconfiar.

Rodolfo Santecchia: Apenas nos enteramos de la modificación, decidimos mantener un prudente silencio momentáneo, para dejar que todos los sectores sociales, que todos los interesados opinaran, ya fuera para bien o para mal, ya fuera para criticar o para apoyar. El Movimiento Cooperativo había hecho todo lo posible en el Congreso para conseguir una ley que terminara con veinticinco años de discriminación y una declaración apresurada no iba a mejorar ni una coma de la ley que finalmente se aprobara. Además, CARCO históricamente no se expresa por manifestaciones o proclamas, nuestra organización siempre se comunicó con las bases cooperativas y con el poder político por medio de acciones enmarcadas en una estrategia bien definida. Nunca actuamos por reflejos o por impulsos. Nuestras acciones tienen que ver con el largo plazo, nunca nos dedicamos a responder. No tenemos tanta fuerza y por tanto debemos ser austeros en el uso de nuestros recursos, para que éstos sean efectivos y contundentes.

Joaquín Roquero: Por eso mantenemos la iniciativa estratégica desde hace años en la lucha contra la discriminación...

Sitio Cooperativo: Eso lo entendemos, y valoramos como una actitud que pocos sectores dirigentes cooperativos mantienen; ¿pero cuál es la opinión que CARCO tiene con respecto a la ley que salió aprobada por el Senado hace unos días?

Rodolfo Santecchia: Antes de empezar a desarrollar el tema, quisiera aclararle que esta actitud de operar bajo un pensamiento estratégico no es atributo sólo de CARCO; varias federaciones de distintas ramas, en la actualidad piensan y actúan así. Y además, nuestra Confederación, COOPERAR bajo la actual gestión, avanza cada día en ese sentido. Por eso el cooperativismo ha comenzado a hacerse oír, aunque en muchas oportunidades el poder no quiera escucharlo. Ahora si ya en el tema, podemos decir que la actual ley es un éxito rotundo del Movimiento Cooperativo, que consiguió arrancar a quienes no querían entregar, una de las pocas modificaciones por vía de ley, de la nefasta e “intocable” ley de radiodifusión de la dictadura. Porque convengamos que desde su dictado en la década del ochenta, a ese engendro y mamarracho autoritario, la democracia que tiene casi veintidós años de vigencia no fue capaz de hacerle casi ningún cambio legal. Los decretazos fueron el mejor instrumento que los grupos de poder usaron para amoldarla a sus necesidades. En ese sentido, no sólo el cambio, sino que éste fuera por una ley del Congreso, y para modificar una flagrante discriminación que venimos denunciando hace años, nos debe llenar de orgullo a todos los cooperativistas. Porque además, nadie nos la regaló, “nadie hizo justicia” por propia voluntad. Como siempre decimos en las reuniones, no hubo un grupo de diputados y senadores que un día se levantaron y dijeron “qué buena acción puedo hacer hoy” y cambiaron la ley de Viola, no el cooperativismo luchó mucho y bien para lograrlo.

Joaquín Roquero: Fueron años y años de utilizar distintas tácticas y de emplear distintos procedimientos. Fueron muchas horas de debate y de profundización doctrinaria, fue una paciente y sostenida acción que tuvimos los cooperativistas. Al principio como parte de los objetivos de distintas federaciones, que con mucha voluntad pero desgraciadamente con falta de unidad en la acción, fueron generando las condiciones para la lucha posterior. Y luego, desde 1996 con la estrategia unificada y ofensiva de CARCO. En aquel año, un puñado de organizaciones y de dirigentes sostuvimos que ya nada sería igual, y así fue. Desde ese momento el cooperativismo abandonó la defensiva y las luchas inconexas y pasó a la ofensiva.

Sitio Cooperativo: ¿Es decir que para CARCO la ley como ha salido aprobada actualmente es adecuada y sirve?

Rodolfo Santecchia: Vayamos por partes. En primer lugar, aún no sabemos exactamente qué dice la ley, y cómo quedará en definitiva, si habrá veto o no; pero si podemos movernos con los borradores que circulan y sobre ellos estamos opinando hoy. En segundo lugar, calificamos como “rotundo éxito del Movimiento Cooperativo” al hecho de haber impuesto la modificación por ley de la actual norma, herencia de la dictadura, algo que no ocurrió en veinticinco años. Continuando, podemos decir que es también un éxito, haber logrado que la modificación incluya como sujetos potenciales de licencias de radiodifusión a todas las personas jurídicas legalmente constituidas, lo cual abre el camino a distintos tipos de asociaciones, mutuales, cooperativas y en general todo el sector no lucrativo de la sociedad. Y podemos considerar como un objetivo no cumplido, el no haber podido hacer inclusivo a todas las cooperativas el derecho a ser licenciatarias.

Joaquín Roquero: Aquí Rodolfo usando un lenguaje suave denomina objetivo no cumplido el que las cooperativas de servicios públicos no puedan acceder a licencias cuando en la misma localidad exista otro prestador legítimo. Como yo soy un poco menos diplomático, voy a usar otra palabra, derrota. Es cierto y CARCO no lo oculta, que el actual texto no nos satisface en su integridad. Pero también es cierto que ese fracaso en la obtención de la totalidad de los objetivos, no debe taparnos la enorme victoria que significa la modificación del artículo 45...

Rodolfo Santecchia: Todo el debate doctrinario con los protagonistas que apoyaban la discriminación, giraba en torno a un eje esencial, las cooperativas -en general, no sólo las de servicios públicos- decían que tienen privilegios impositivos, porque no pagan impuesto a las ganancias. A esa falacia le agregaban otra, el famoso uso de una supuesta renta monopólica proveniente de la explotación de servicios públicos o a los subsidios cruzados entre servicios. Esto lo dijeron hasta hace pocos días y con seguridad lo siguen pensando hoy mismo. Fue el argumento mentiroso con el cual armaron su estrategia defensiva que hacía aparecer a los discriminados durante años, como los victimarios de “empresas transparentes y éticas” que se movían en “mercados abiertos y de libre competencia”. Con la acusación a los “monopolios fácticos” de las cooperativas de servicios públicos, quisieron ocultar la evidencia de los acuerdos de precios cartelizados, y la realidad de mercados cautivos efectivamente en manos de una única empresa que brinda servicio de cable por años y años.

Sitio Cooperativo: ¿Pero la ley que salió aprobada, es buena o no?

Joaquín Roquero: Es una ley que va a solucionar el problema en general de las cooperativas, por ejemplo, la mayor parte de las actuales socias de CARCO quizás puedan normalizar su situación rápidamente, aún bajo la modalidad de cooperativa de servicios públicos. Pues vienen prestando los servicios bajo otras figuras jurídicas. No obstante, para el grueso de las cooperativas de esa rama, esta ley aún no les permite el ingreso directamente.

Rodolfo Santecchia: Es como dice Joaquín; pero agregaríamos algo más. Esta ley, de promulgarse tal como aparenta, es inconstitucional por lo menos por dos razones, por ser discriminadora de un sector social, sin fundamentos jurídicos, arbitrariamente, ya que parte del principio que las cooperativas de servicios públicos, por el hecho de serlo ejercen competencia desleal hacia los otros protagonistas, lo cual es un prejuicio sin fundamento legal y por otra parte, porque se sancionó violando la Constitución, pues la Cámara de Senadores introdujo modificaciones al proyecto que provenía de Diputados, cuando no podía hacerse. El Senado podía insistir con su proyecto original o podía aprobar el que venía de Diputados. Los cambios parciales son una burla al texto de la Ley Suprema y muestran como quienes dictan las leyes la pasan por alto en los procedimientos.

Sitio Cooperativo: Podría decirse que en el Senado cambiaron la esencia que se había consensuado en Diputados...

Rodolfo Santecchia: Una vez más debemos aclarar bien cada instancia, para evitar los juicios de valor apresurados o simplistas. La génesis de esta ley es la siguiente. Primero, durante 2002, el ex Senador Moro, de la UCR de Chaco, motivado por convicciones propias, propone una modificación del artículo 45, tomando como referencia todos los antecedentes históricos de las luchas que el Movimiento Cooperativo y CARCO en particular venían realizando. Era un proyecto simple y contundente y se aceptaba como licenciatarios a cualquier persona física o jurídica. Así de sencillo. Inmediatamente de conocida la iniciativa, mientras nosotros estábamos tramitando la apelación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación del caso de la Cooperativa Villa Santa Rosa y de la Mutual Carlos Mugica, nos entrevistamos con Moro, le acercamos nuestros antecedentes doctrinarios y los fundamentos jurídicos que nos movían y este legislador se compromete a desarrollar con más fuerza su proyecto, con gran convencimiento que la causa cooperativa era justa, aunque manifestando que era conciente de la situación que su fuerza política tenía en ese entonces...Así pasa el resto de ese año y llegamos hasta las elecciones de 2003. Quien había impulsado el proyecto de modificación de la ley, pasa a ser Vicegobernador de su provincia y la propuesta languidece en una Comisión presidida por el radiodifusor (y por tanto hasta violador de la misma ley 22285...) Jenefes, del PJ de Jujuy. Así se para la labor del Congreso como pasa siempre cuando hay elecciones y ya con el nuevo gobierno formado y Julio Bárbaro al frente del COMFER, redoblamos los esfuerzos por hacerle conocer a los políticos de ambos poderes, las resoluciones del Congreso de Radiodifusión y Cooperativismo desarrollado en abril en La Pampa.

Joaquín Roquero: Estábamos enredados en discusiones con Bárbaro, que mantenía la política de sus antecesores de no aceptar al cooperativismo, cuando la Corte dicta en una semana los dos famosos fallos de los juicios que CARCO sostenía. Primero la radio La Ranchada y a los pocos días el de la Cooperativa de Villa Santa Rosa. Eso fue como una bomba atómica, para los discriminadores, pues se les vinieron debajo de un plumazo todos sus argumentos y mentiras. El cooperativismo vio allí con claridad que la política de ofensiva estratégica por distintos medios, con eje en la vía judicial seguía dando sus frutos. Sitio Cooperativo: Recordamos que en esos momentos se pensaba que todo había terminado... Joaquín Roquero: No sólo no había terminado, sino que desde allí debíamos tener mucha claridad sobre cómo desarrollar las futuras acciones, para “asegurar” lo que se había conseguido. Sabíamos que en el Senado seguía Jenefes y se iba Moro, por tanto esa era una vía legislativa que preferíamos no apresurar. Si bien Bárbaro un día decía una cosa y luego parecía desdecirse, era obvio que existían todavía expectativas sobre el flamante Poder Ejecutivo en el cual los argentinos depositábamos nuestras esperanzas después de la tormenta...

Sitio Cooperativo: Pero esa vía fue la elegida por el COMFER para tratar de encontrar una salida a los fallos de la Corte.

Joaquín Roquero: En efecto, eligieron la alianza con Jenefes para desnaturalizar el proyecto Moro y hacer un artículo 45 donde con la apariencia de permitir el ingreso a las cooperativas, mencionando los fallos de la Corte, impedir no sólo la participación de las de la rama de servicios públicos, sino incluso poniendo limitaciones hasta para que los socios de esas cooperativas pudieran formar otra cooperativa específica...

Rodolfo Santecchia: Peor incluso que el terrible proyecto de ley que Gustavo Lopez había enviado a Diputados durante el gobierno de De la rúa y que tanta oposición había recibido de nuestra parte durante las audiencias públicas de 2001.

Sitio Cooperativo: Pero ese proyecto fue aprobado en Senadores...

Rodolfo Santecchia: Si, a fines de 2003 se le dio media sanción a ese proyecto y pasó a Diputados. Aquí se dio un hecho importante, como fue que en dicha Cámara, entre los nuevos legisladores, asumiera la titularidad de la Comisión de comunicaciones e informática, Osvaldo Nemirovsi, del PJ de Río Negro. Entre sus asesores había técnicos con los que habíamos coincidido durante las Audiencias públicas y se dio una muy buena corriente de trabajo con él. En los meses subsiguientes, mientras el COMFER mantenía las prórrogas de la venta de pliegos, la CARCO seguía sosteniendo la vía judicial como la medida de acción prioritaria en la lucha contra la discriminación. Si bien no podíamos sostener directamente todos los juicios que se debían hacer, apoyábamos a las cooperativas que los intentaban y concentramos las pocas fuerzas propias que teníamos en accionar judicialmente contra el órgano que aparecía como el principal ejecutor de la discriminación por ese tiempo, que era el COMFER con sus permanentes prórrogas de la venta de pliegos. El caso testigo de la cooperativa de Villa Santa Rosa debía seguir hasta sus últimas consecuencias. Y así lo hicimos. Hoy, el caso está nuevamente en la Corte, aunque no reclamamos ahora el derecho a ser radiodifusor, pues ya está ganado, sino el derecho a que el COMFER no ponga obstáculos a ejercer aquel derecho impidiendo la venta de pliegos.

Sitio Cooperativo: Pero CARCO apoyó el proyecto que se aprobó en Diputados.

Rodolfo Santecchia: En efecto, mientras nuestra entidad presionaba por la vía judicial al COMFER, que se desesperaba por no tener salidas frente a nuestra acción y cada vez más se inclinaba definitivamente del lado de los monopolios de la información y los discriminadores, abrimos un camino de negociación con Diputados, pues considerábamos que allí se debatiría la salida legislativa y con buen tino detectamos que teníamos algunos elementos de poder como para avanzar en un proyecto posible de modificación del artículo 45, distinto al de Jenefes-COMFER. Entre estos signos estaban la buena voluntad, predisposición y decisión del Diputado Nemirovsi, que demostró ser una persona con gran capacidad negociadora para navegar en aguas turbulentas como siempre es el tocar la ley de radiodifusión. También en esta instancia, COOPERAR jugó todos sus esfuerzos, pues el tema de la discriminación, CARCO había logrado elevarlo a categoría de objetivo prioritario del cooperativismo argentino. También, debemos reconocer el apoyo decidido de la Diputada Margarita Stolbitzerde la UCR Buenos Aires, el Diputado Mauricio Bossa de UCD Córdoba y por supuesto el siempre presente Diputado Héctor Polino del PS Capital Federal. Además, hubo apoyos desde todas las fuerzas políticas, que decididamente y casi por unanimidad aprobó a fines de 2004 una sustancial modificación del proyecto Jenefes-COMFER.

Joaquín Roquero: Recordamos que precisamente la frase que el Senado le quitó al proyecto que volvió de Diputados fue propuesta por el Diputado Polino en el recinto y previamente había sido consensuada con intervención de CARCO...

Sitio Cooperativo: ¿No consideraron que algo así podría pasar?

Joaquín Roquero: No sólo lo consideramos, sino que estábamos casi seguros que eso podría ocurrir.

Sitio Cooperativo: ¿Pero entonces, no se produjo una derrota del Movimiento Cooperativo?

Rodolfo Santecchia: Volvemos a lo dicho antes, CARCO sigue una estrategia de largo plazo, definida hace varios años y que fue debatida y reafirmada en el Congreso de La Pampa de 2003. Allí se estableció que el eje de nuestras acciones era la vía judicial, y todas las otras medidas se subordinarían a esas medidas que eran prioritarias, hasta que pudiéramos conseguir ambientes de negociación adecuados con los otros poderes del estado. Con el Senado no lo logramos, con Diputados si y el Poder Ejecutivo, a través del COMFER y de las acciones del Presidente viene definiendo su hostilidad. Los principales ejemplos de esto lo podemos encontrar en los cinco años de prórrogas sucesivas con argumentos infantiles y falaces para la venta de pliegos de cable y la prórroga por decreto de los plazos de las licencias de los radiodifusores existentes. Eso les protege abiertamente el mercado a quienes tienen la función de informar. El Movimiento Cooperativo no fue derrotado, al contrario, logramos arrancar una conquista importantísima. Lo que no conseguimos como Movimiento, es la medida de nuestra capacidad actual. Cuando existen fuerzas muy fuertes que defienden privilegios, relaciones de poder, pensamiento único y enormes cantidades de recursos económicos, los que se presentan como alternativos tienen escollos muy fuertes a vencer. El cooperativismo es parte esencial de ese pensamiento alternativo; pero no nos regalarán nada. Todo deberemos conseguirlo. Hoy ya tenemos una base obtenida para seguir avanzando. Por supuesto que no nos conformaremos con una ley que sigue manteniendo la arbitrariedad sobre la rama de los servicios públicos.

Sitio Cooperativo: ¿Eso significa que CARCO seguirá con los juicios, ya sea directamente o apoyando a sus asociadas?

Joaquín Roquero: Nuestra entidad es una organización político-institucional del Movimiento Cooperativo, más concretamente del sector de radiodifusión. El objetivo que perseguimos es luchar contra la discriminación; pero también favorecer todo aquello que contribuya a desarrollar una radiodifusión alternativa. Los juicios fueron y podrán ser en el futuro una vía adecuada, en esto demostramos que el sector solidario debe tener coraje para encarar todo tipo de acciones en defensa de sus derechos; pero en la actualidad, la vía judicial quizás deje de ser el eje de nuestra acción. Además, ahora existirá una ley distinta y existe también una Corte distinta. El proceso por esa vía, tal vez sea demasiado largo y al final la espera sea peor que buscar otros caminos.

Rodolfo Santecchia: Cuando terminamos el proceso de lucha teórica-doctrinaria, luego de las audiencias públicas y la presentación de nuestro proyecto de ley, aún cuando muchos nos criticaron el camino, iniciamos la vía judicial. Para ello buscamos el lugar, la cooperativa y al mejor profesional que nos pudiera hacer alcanzar los objetivos en el menor tiempo posible y con la mayor contundencia. La contratación del Dr. Miguel Julio Rodríguez Villafañe, la elección de la ciudad de Córdoba para litigar y la selección de la Cooperativa de Villa Santa Rosa fueron minuciosamente estudiados y decididos. Hoy sabemos que encontramos la persona técnica adecuada, en el lugar indicado y para el caso apropiado. Pero además, la CARCO adoptó otra decisión que no puede ser olvidada, en ese momento establecimos que llegaríamos hasta las últimas consecuencias, hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington si fuera necesario, pues todas las otras vías de acción habían fracasado y por tanto era necesario avanzar en ese camino, que prometía ser largo. Para ello contábamos con un sector cooperativo que en la rama de radiodifusión estaba y afortunadamente sigue estando, muy centralizado y con recursos para sostener el esfuerzo. En la actualidad, no descartamos ningún instrumento de acción para conseguir voltear totalmente la discriminación sobre el sector de servicios públicos; pero una vez más tenemos que estudiar con detenimiento el cuadro de situación. Creemos que por un tiempo el debate principal “cooperativas si-cooperativas no” se aleja del Congreso y pasa al ámbito del Poder Ejecutivo. De este poder, desconfiamos, pues todo nos hace pensar que el Decreto de prórroga de las licencias y la suspensión de la venta de pliegos, apuntan a consolidar una radiodifusión genuflexa y de pensamiento único; pero también sabemos que ahora nos conocen y saben que estamos decididos a seguir bregando por el derecho del sector alternativo, además, los políticos no conservan el poder para siempre, aunque no les guste, necesitan del Pueblo para estar. Por otro lado, la actividad del cable, que es el servicio que más les interesa a las cooperativas, se encuentra en un complejo proceso de cambios, signados por la denominada convergencia digital de comunicaciones. La regulación de la radiodifusión cede su importancia frente al impulso que las telecomunicaciones aportan al proceso. Este punto es esencial y creemos que las cooperativas tienen ventajas para posicionarse allí, sólo deben saber aprovecharlas. También es cierto, que si se conjugan adecuadamente ambos temas “convergencia y construcción de alternativas de comunicación”, rápidamente el cooperativismo puede acumular fuerzas, encontrar aliados y ocupar un lugar importante en las comunicaciones del país. Eso cambiará una vez más la correlación de fuerzas y nos permitirá seguir avanzando. Este parece ser el desafío hoy y la CARCO está dispuesta a transitarlo.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam