Proyecto de expropiación

21-06-2005

Claudio Lozano diputado de la Nación por la C.T.A., ante la permanente amenaza de desalojo que sufren los trabajadores del Hotel Bauen Cooperativa, presentó un proyecto de declaración de "utilidad pública"del inmueble. Si bien la expropiación definitiva depende de la legislatura porteña, el proyecto respalda la esperanza de los trabajadores dándole respiro mientras buscan una solución definitiva.

Tres años y medio luchando

Los trabajadores vienen buscando una salida desde el 28 de diciembre del 2001 cuando el Bauen cerró sus puertas luego de varios meses de inestabilidad y de que Solari S.A. dejara de funcionar y presentara la quiebra fraudulenta. Quedaron en la calle 70 trabajadores que se pusieron en contacto con el M.N.E.R. (Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas) y formaron una cooperativa. En marzo del año 2002 tomaron el edificio. Hasta que comenzaron a funcionar pasó un año en el que subsistieron mediante algunos subsidios de desempleo que utilizaban para mantener la enorme infraestructura del Bauen. Así cuando comenzaron a realizar gestiones firmaron un convenio con el Gobierno de la Ciudad y con el propietario del lugar, Marcelo Iurcovich, que les permitió empezar a explotar comercialmente los salones a cambio de ceder el uso del teatro a la Ciudad.

A partir de ese momento el Bauen fue transformándose en el lugar donde realizan sus conferencias de prensa los obreros de las empresas recuperadas como Zanón y Gatic y se realizar foros debate de diversa índole. Desde allí también se transmite “La venganza será terrible” el programa de Alejandro Dolina. En definitiva el Bauen recuperó su vitalidad y se ha transformado en un lugar interés social, cultural y político, lo que justifica aún mas la declaración de “utilidad pública”.

A raíz de una denuncia realizada por Mercotel SA - la empresa fantasma que los trabajadores les atribuyen a los ex dueños de la firma- se dispuso la clausura del Hotel. Según explicó Marcelo Ruarte presidente de la cooperativa, la medida les impide tomar nuevas reservas, pero respetará los compromisos que el hotel había contraído. La excepción, sin embargo, afectará su funcionamiento normal, complicando la situación

Ruarte, trabajador desde hace 25 años del Hotel Bauen dijo que “Cerrar un hotel no es lo mismo que clausurar una fábrica, El Bauen es como una ciudad, no puede dejar de trabajar así nomás. Hemos sufrido la clausura de administración por parte de la justicia contravencional.”

Los trabajadores del Bauen están caminando en la cornisa. La legislatura comenzaría a definir su situación en los próximos días. Mientras tanto continúan en asamblea permanente y anunciaron varios actos para las próximas semanas.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam