Por la paz al pie del Aconcagua

04-01-2010

Mendoza. El naranja es el color del Humanismo, el movimiento mundial que este 2 de enero en una jornada histórica convocó al mundo a gritar por la paz en el paraje Punta de Vacas.

La Marcha Mundial por la Paz, que recorrió una distancia de 160 mil kilómetros por los cinco continentes, culminó el sábado dos de enero en Mendoza. Dirigentes y militantes pacifistas que viajaron desde España, India, Chile, Italia y Filipinas se congregaron al pie del Aconcagua para difundir sus mensajes por la no violencia y apelar al desarme mundial.

Entre los breves discursos que se oyeron en la Cordillera resonaron las palabras del activista por la paz Rafael Rubia. "La 1ª Marcha Mundial por la Paz ha sido posible", expresó Rubia quien contó pasajes vividos por los integrantes de esta movida a lo largo del planeta. Y pidió que la paz se incluya en los derechos humanos y que "Latinoamérica sea una región libre de armas nucleares".

"Esta marcha no culminará hasta que se acaben las guerras y se instale la cultura de la no violencia", dijo.

Los organizadores de la marcha se pronunciaron a favor del "desarme global, el retiro de tropas invasoras de los países ocupados, la renuncia de los gobiernos a utilizar la guerra como medio para resolver conflictos, el desarme progresivo de las poblaciones y los tratados de no agresión entre países".

La Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia contó con adhesiones de personalidades como Yoko Ono, Rigoberta Menchú, José Saramago, Desmond Tutu, Evo Morales, Michele Bachelet, Joan Manuel Serrat, Juanes, Viggo Mortensen, entre otros.

El evento comenzó en Nueva Zelanda, el 2 de octubre, fecha del aniversario del nacimiento de Mohandas Gandhi y declarado por Naciones Unidas día Internacional de la No Violencia.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam