Orígenes, repercusiones e impacto en las cooperativas

19-03-2009

(Buenos Aires) El Ministerio de Infraestructura de Buenos Aires aprobó mediante Resolución 741/08 los nuevos Cuadros Tarifarios de Referencia aplicados a los consumos de electricidad producidos a partir del 1 de octubre de 2008. Estos cuadros contienen aumentos que se originan en los incrementos de precios de energía y potencia en el Mercado Eléctrico Mayorista, autorizados por la Secretaría de Energía de la Nación a partir del 01 de octubre de 2008, y de los cargos por transporte correspondientes a las empresas TRANSBA y TRANSENER autorizados por el ENRE a partir del 1 de julio de 2008.

Cabe recordar que estos aumentos de precios en la energía mayorista son la consecuencia de la quita progresiva de subsidios a la electricidad que hizo el gobierno nacional el año pasado. Quien también decidió elevar los precios de la energía para los usuarios que superen los 500 Kwh. mensuales de consumo.

“Consideramos oportuno y necesario aclarar que este aumento tarifario se produjo exclusivamente por el incremento de los precios a nivel mayorista, los cuales fueron trasladados a la tarifa a usuarios finales de acuerdo con lo previsto en los Contratos de Concesión”.

“En consecuencia, este aumento ha sido totalmente neutro para las Cooperativas. Es decir: la mayor recaudación producida por la aplicación del nuevo cuadro tarifario fue absorbida íntegramente por el mayor costo de compra de energía que debe abonar la cooperativa a nivel mayorista para distribuirla a sus asociados-usuarios”, explicó el gerente de FEDECOBA.

PUREE

Como lo indica su nombre, el Programa de Uso Racional de la Energía tuvo por objetivo en su aplicación lograr incentivar el ahorro del consumo energético para generar excedentes que permitieran hacer frente a la mayor demanda del servicio.

Resolución mediante se estableció que dichos fondos serían destinados a obras eléctricas que mejoraran la calidad de las redes o estaciones transformadoras.

“De este modo -describió Mario Vitale - se ha intentado que los consumidores vean en la penalidad el incentivo para hacer un uso racional y eficiente de la energía eléctrica. Pero de todos modos ello no tuvo éxito dado que la tarifa congelada por el gobierno era muy baja (a valores de la convertibilidad) y más que retraerse, se incrementó el consumo domiciliario principalmente con la adquisición de equipos de aire acondicionado frío/calor y la utilización de los mismos en reemplazo de gas licuado en los lugares donde no hay gas natural por red. Esto también se observó en la venta de caloventores y su utilización masiva en momentos de baja presión de gas natural”.

Vitale explicó que gracias a que las cooperativas y distribuidoras mantuvieron “el servicio con ingresos magros” fue posible sostener las tarifas congeladas.

“Incluso muchas veces haciendo uso de reservas o siendo subsidiado el servicio por otros que prestaba la cooperativa y porque el Estado subsidiaba el costo de la energía que iba con destino a los residenciales a nivel de generación”.

Por eso con la quita de los subsidios hoy los usuarios perciben una doble repercusión del aumento tarifario: 20 por ciento de la tarifa y otro 50 por ciento del PUREE.

“Probablemente sea hora de reanalizar los orígenes del PUREE y ver si no es momento de cambiar la base (2003) para tomar un año más reciente”, dice el gerente de FEDECOBA.

Y agrega que “no es que el costo final de la factura eléctrica sea caro, por el contrario, creo que seguramente tiene que aumentar aun más para llegar a su verdadero costo económico. Lo que sucede es que durante seis largos años los usuarios, principalmente residenciales (urbanos y rurales), han venido pagando una tarifa subsidiada y no se está mensurando ese beneficio ya aprehendido”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam