MUJERES TECNOLÓGICAS

16-06-2015

El equipo local está integrado por 9 mujeres provenientes del área de gobierno, educación e ingeniería, que promueven la participación femenina en actividades tecnológicas.

Para lograr este fin, GIT impulsa un programa mundial para chicas de 13 y 17 años, que enseña a usar la tecnología con un propósito, promoviendo el espíritu emprendedor. Surgió en 2009 y actualmente se realiza en 60 países.

Las adolescentes reciben capacitación durante tres meses con una mentora: “Las chicas tienen que resolver una problemática de sus comunidades. Durante las primeras semanas se identifica el problema a resolver y luego, se busca como solucionarlo desde la tecnología. Al final las participantes tienen que crear una aplicación para sus teléfonos celulares”, explica Carolina Hadad, la cara visible de GIT Argentina.

Las actividades han dado resultados concretos, en Moldavia, por ejemplo, las participantes del programa crearon una app para educar sobre el cuidado del agua: la herramienta muestra un mapa con pozos no contaminados e instrucciones para testear y potabilizar el agua. Por su parte, las jóvenes brasileras trabajaron en una juego que informa sobre la deforestación del amazonas y permite que los usuarios “adopten un árbol”.

Actualmente, las mujeres están muy presentes en las redes sociales pero poco presentes en generar contenidos. Melina Massnata, i+D manager de la organización, comentó: “En Wikipedia solo el 8,5% de los editores, son mujeres. Ellas suelen escribir artículos sobre moda, personalidades y filosofía, mientras que los hombres editan contenidos relacionados a la matemática y la geografía”

Esta brecha digital y cultural, aumenta por los estereotipos instalados en la sociedad. Sofía Contreras, managing director de GIT Argentina, explicó que las instituciones educativas encaran las carreras de ingeniería y desarrollo de software de manera poco atractiva.

En 2014, la Fundación Sadosky realizó el informe “Y las mujeres... ¿Dónde están?”, para investigar porque presencia femenina es tan baja en las actividades informáticas. La investigación demostró que solo 9 mujeres de cada 67 varones, manifiestan la vocación de estudiar informática. A pesar de que las carreras informáticas son de las mejores pagas, las mujeres eligen dedicarse a actividades relacionadas al arte, la asistencia a personas y la docencia. La programación aparece rankeada décima entre trece opciones.

En 2015 sucedió algo histórico: 3215 alumnos se anotaron en carreras de Ingeniería en la Universidad de Buenos Aires (UBA), mientras que solo 2797 ingresantes eligieron ciencias sociales. En Argentina se reciben apenas 300 ingenieros por cada 1.000 abogados, sólo unas pocas mujeres integran ese grupo.

Carolina Hadad, programadora y principal promotora de Girls in Tech Argentina, explicó que “queremos desmitificar la idea de que la computación y la tecnología son ciencias ocultas, complicadas y solo aptas para genios.”

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam