'Moreno es culpable de la destrucción de la lechería”

18-03-2009

Giannasi, quien además coordina la Comisión Interna de Lechería de la Federación, es tambero y conoce de cerca los padecimientos que esta actividad sufre desde hace tiempo, cuando la soja empezó a comerse las vacas y los tamberos no tuvieron otra opción que liquidar sus animales.

¿Cómo esta hoy el sector lechero con las últimas medidas?

El panorama no es bueno, la lechería está en una situación muy crítica. Hay muchos años de desaciertos, de tomar medidas a contra mano de lo que necesitábamos los productores tamberos en Argentina y esto ha ocasionado una caída muy importante en el nivel de tambos. Hace 30 años había 50 mil tamberos y hoy quedamos un poco más de 11 mil.

En este sentido, los anuncios que hizo el gobierno a la Mesa de Enlace, digo anuncios porque en realidad ahí se firmó un acta y poco es lo que se acordó, simplemente nosotros respetamos lo que era un anuncio oficial del gobierno.

Son tres cuestiones puntualmente el tema lechero. Una, la eliminación de las retenciones; eso nos parece una paso adelante porque obviamente Argentina no puede tributar retenciones a los lácteos en este marco tan desfavorable. No va a significar una gran ayuda para los tamberos porque sólo exportamos un 15 % de la producción y el nivel de retención era del 5%.

El segundo anuncio que hace el gobierno es 0,10 centavos por litro de leche hasta 3.000 litros. Esto puede entenderse como una ayuda pero no cambia grandemente las cosas porque nos recompone los precios a enero. Además, en vez de tomar mes por mes toman un promedio de junio a septiembre del año pasado y en función de eso pagan. Por lo tanto si hay algún productor que saco algunos litros más por esos litros no va a percibir los 0,10 centavos. Nada hubiera costado tomar los meses anteriores para premiar a aquellos productores que aumentaron la producción.

Nosotros estamos muy preocupados porque vemos que el desánimo sigue primando entre los tamberos y que no vemos voluntad política del gobierno de solucionar el grave problema que a nuestro entender tiene la lechería argentina que es la transparencia de la cadena láctea.

En función de lo que pagan hoy los consumidores por góndola, los productores deberíamos estar percibiendo 1 peso o más por litro de leche.

¿Y sobre ese punto, que involucra a toda la cadena de comercialización, cambiará algo?

No, ese es un punto viejo que venimos planteando hasta el cansancio y lamentablemente no hay respuesta de parte del gobierno. Por eso nosotros cuestionamos duramente al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que se ha dedicado a involucrarse en cuestiones ajenas a su competencia. Ha impedido - el año pasado - cuando la leche en polvo y los quesos que tenían un altísimo precio en el mundo y la Argentina los podía exportar, él unilateral y arbitrariamente porque se le ocurrió, porque no había medida que los respaldara, impidió cualquier tipo de exportación y nos agarró la primavera con las cámaras repletas de quesos, leche en polvo y otros productos lácteos que no se pudieron vender al mundo. Esto genero una situación catastrófica para las pequeñas usinas lácteas que no pudieron soportar y tuvieron que cerrar sus puertas.

Frente a este panorama de liquidación de tambos, de falta de políticas que incentiven la lechería ¿Qué responsabilidad ha tenido el productor, si es que le cabe?

Yo te puedo asegurar que los productores que se han desprendido de sus vacas, que son muchos lamentablemente, lo han hecho con un inmenso dolor porque no les quedaba otra alternativa.

Hay gente con una fuerte raigambre hacia la producción y tratan de mantenerse en pie. Otros, cansados de perder plata se desprendieron de sus vacas y esos campos se arrendaron y se sembró soja. Lo mismo pasó con la ganadería. Hay gente que quiere volver, pero para eso hacen falta políticas públicas de incentivo. Va a haber que hacer en la Argentina que viene una gran inversión y poder recuperar a muchos productores que hoy están con ganas de volver a trabajar sus tierras.

La cosa ahora cambió. Ha bajado la soja, los precios internacionales no son los mismos y muchos campos que estaban arrendados ya no se van a volver a alquilar en la próxima campaña. Y esa gente va a tener un problema social tremendo porque no va a tener quien le alquile la tierra y no va a tener la posibilidad de trabajarla tampoco.

[email protected]

Nota: Cecilia Ghiglione / Foto: Ricardo Cortés

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam