Máquinas incautadas serán de uso comunitario

09-09-2008

Buenos Aires.- Un juez procesó con iguales responsabilidades al encargado de un taller textil clandestino y al dueño de la marca de ropa, a los que embargó por un millón de pesos a cada uno.

También por primera vez, el juez entregó las costosas máquinas a una cooperativa, para que las víctimas del trabajo esclavo no pierdan una fuente de ingresos.

Son más de 70 máquinas de tejer, coser y planchar. Suman al menos dos millones de pesos, que desde ayer están en el local de la cooperativa de trabajo La Alameda, en Flores. El INTI quedó como depositario judicial de ese capital.

Fue el presidente de La Alameda, Gustavo Vera, quien en mayo denunció ante la Justicia que en Deán Funes 1760 funcionaba un taller textil sin habilitación. Vera había recogido el testimonio de una de las víctimas, quien contó que el encargado explotaba a unas 50 personas de ambos sexos, la mayoría bolivianos sin residencia regular, entre ellos cerca de 20 menores de entre 13 y 15 años.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam