LOS LIBROS SALEN A LA PLAZA

05-08-2016

“Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña”, dice el dicho, y más o menos de eso se trata. Frases como “los chicos no leen, los libros no interesan” son moneda corriente hoy en día donde el hábito de la lectura va perdiendo terreno frente a ´la tele´, ´el celu´ y ´la compu´.

¿Qué hacer frente a esto?, se preguntaron tres jóvenes de María Juana, un pueblo del centro-este santafesino que se llegaron a la biblioteca con una idea clara: Si el pueblo no va a los libros, que los libros vayan al pueblo. Dicho en otras palabras, llevar la biblioteca puertas afuera, con una propuesta innovadora que rompe con tradicionales usos y costumbres.

“La casita del libro”, es el nombre del proyecto que busca nada más ni nada menos que proponer la lectura en el espacio público, para agregar otro condimento al tiempo libre.

Desde mediados de mayo se colocaron dos casitas de madera en la plaza principal de la localidad que funcionan de la siguiente manera: los vecinos retiran los libros que en general son cuentos cortos, infantiles o poesías, los leen en la plaza y los devuelven. Otro detalle es que las casitas están abiertas día y noche. Hay entre 15 y 20 ejemplares en cada una y se renuevan cada semana o cada 15 días según la concurrencia de la gente. Todos los libros fueron donados por la comunidad. Ya reunieron más de 100 y continúan recibiendo donaciones. Cuando sea necesario, la biblioteca aportará volúmenes para continuar renovando las opciones.

Hace más de 20 años que Daniel Bender forma parte de la comisión de la Biblioteca Popular María Juana. Se lo nota más que entusiasmado con el proyecto cuando explica que la respuesta del pueblo fue muy positiva, que la gente ´se enganchó´ y que de esa manera se va cumpliendo el objetivo que es incentivar la lectura. Revela que al principio temían que los libros no fueran cuidados y se rompieran, pero que eso no sucedió. “Nos alegra mucho que los vecinos se acerquen, que se use realmente y que no sea meramente decorativo del espacio público”.

“Parece que el libro está cada vez más encerrado y tenemos menos acceso. Observamos la idea en un pueblo cercano y nos pareció ideal para trasladarlo a María Juana”, dijo Juan José Ferrato, uno de los jóvenes que impulsó el proyecto junto a Diego Ceballos y Guillermo Missan.

Para concretar este proyecto fue vital la colaboración de dos vecinos que trabajaron ad honorem, Juan Ignacio Lovera, carpintero, y Oscar Colombo, carpintero y soldador respectivamente.

Hasta el momento hay dos casitas en la plaza San Martín, pero la idea es ampliarlas a otras plazas, la terminal de ómnibus y otros espacios.

“La casita del libro”, combina promoción a la lectura, aportes comunitarios y la oportunidad para concientizar sobre el cuidado de bienes y espacios públicos. Una iniciativa más que interesante para llevar a otras comunidades.

Quienes quieran colaborar o saber más sobre este proyecto pueden comunicarse con la Biblioteca Popular María Juana, al 03406-471523 (de 16 a 20 hs) o a [email protected], [email protected]. Se reciben cuentos cortos, infantiles, historietas, poesías, rimas.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam