Lacar: los trabajadores hacen justicia

17-10-2011

Buenos Aires. Los trabajadores de la empresa Nostarco S.A., concesionaria de la fabricación de la marca Lacar en Argentina, tras el vaciamiento de la fábrica y los locales van hacia la autogestión.

El martes 11 marcharon hasta los tribunales comerciales para reclamar al juez titular del juzgado nº 17, Federico Guerri, que se haga efectiva la aplicación de la última modificación de la Ley de quiebras, según la cual los trabajadores tienen prioridad en la adquisición de la empresa fallida.

Tras declarar la quiebra el 4 de octubre, el juez Guerri priorizó otra cosa: había resuelto subastar todos los bienes de la empresa sin base de partida, en el plazo de los 10 días. Para hacer cumplir la ley, los trabajadores decidieron ocupar los tribunales . Así lograron ser recibidos primero por un grupo de infantería y luego, por la camarista María Lilia Gómez Alonso, quien habló con los trabajadores y el abogado del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, Luis Alberto Caro.

Una nueva audiencia tuvo lugar ayer miércoles 12 donde les informaron cómo sigue el trámite la Cámara debe pronunciarse sobre el pedido que hicieron los trabajadores de revocar al juez Guerri. El trámite ya tendría magistrado de reemplazo: el doctor Fernando Gabriel D´Alessandro, del Juzgado Comercial Nº 7, secretaría 13. Los trabajadores y el abogado Caro lograron hablar con ambos jueces: “Tanto lo que dijo D´Alessandro como lo que dijo Guerri es que van a dar lugar a la presentación de la Cooperativa, lo que en la práctica significaría la revocatoria Y la verificación de los créditos laborales para que participen con prioridades y puedan canjearlos por la adquisición de la firma”, explica Gustavo Vera, referente de la cooperativa La Alameda, que asesora y nuclea a estos y otros trabajadores textiles.

En la calle. El 4 de octubre, el juez Guerri declaró la quiebra de la empresa Nostarc. . El fin de semana del 17 y 18 de septiembre, la empresa había vaciado, literalmente, sus 20 locales de ropa y la fábrica que mantenía desde hace 28 años en el barrio de Flores. El lunes 19, los trabajadores se enteraron del vaciamiento al llegar a trabajar. Esa misma jornada fueron llegando telegramas que notificaban el cierre de la empresa y la prescindencia de sus labores.

La empresa Lacar, cuyo titular es José Tarica, estaba ya concursada desde hace años, pero pagando las deudas en cuotas  y sus locales facturaban exitosamente. Ni la empresa ni los dirigentes de los tres sindicatos que intervienen (Cortadores, SOIVA y SETIA) informaron a ninguno de los 250 trabajadores sobre el concurso, ni mucho menos del vaciamiento y despido. Lacar ya había sido escrachada en 2005 por una denuncia de trabajo esclavo a sus trabajadores.

El 21 y 22 de septiembre se realizaron dos audiencias en el Ministerio de Trabajo, por pedido de los trabajadores donde la patronal no asistió. Los dirigentes sindicales propusieron que la empresa ajustara el procedimiento preventivo de crisis, esto es, que se le permitiera pagar el 50% de las indemnizaciones. Los trabajadores acusaron a éstos de jugar siempre a favor de la patronal. En eso, las audiencias cerraron con la negativa del Ministerio a realizar una urgente inspección en la fábrica y tomar cartas en el asunto.

Ahora, con la empresa cerrada, los trabajadores se autoconvocaron en una asamblea en Parque Avellaneda, en la sede de la agrupación La Alameda que nuclea desde hace años a trabajadores textiles, muchos de ellos precarizados. Trabajadores y delegados gremiales de base acordaron allí presentar una denuncia penal contra la empresa por “vaciamiento fraudulento” y proyectaron una marcha.  Además, lograron localizar los lugares físicos donde se trasladaron los bienes de Lacar y resolvieron marchar y mantener una vigilia, a la espera de intervención judicial.

Hacer cumplir la ley. Mientras se espera la revocación del juez Guerri, también se aguarda el cumplimiento de la Ley de quiebras. ¿Hay garantías de que se priorice a los trabajadores? Responde Gustavo Vera: “No hay garantías, pero el juez Guerri sabe perfectamente que si no se cumple la ley va a haber medidas muy fuertes, no solamente en el juzgado, sino en la propia sede donde tiene los bienes en la empresa. El margen de maniobra que tiene Guerri es muy limitado. Vos fíjate que hasta un diario como La Nación le dio la razón a lo que planteaban los trabajadores. Legalmente la presentación de los trabajadores e impecable”.

De acuerdo a la Ley de quiebras votada por unanimidad en el Congreso Nacional y promulgada por decreto presidencial en julio de este año, tras quebrar una firma el juez de la quiebra debe tener cuenta los créditos laborales de los trabajadores, y priorizar la continuidad laboral que los trabajadores deben exponer en un plan. En el caso de Lacar, ya presentaron un plan productivo que incluye sedes para comercializar los productos, un centro administrativo y de depósito, y hasta el trabajo conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), quien cederá un espacio dentro del Centro Demostrativo de Indumentaria, más conocido como Polo textil, para las tareas de corte y confección. Además, ya fue inscripta la Cooperativa de Trabajo Lacar en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía social (INAES). Asegura Vera: “Los trabajadores están bien de ánimo, organizados y con ganas de empezar a producir”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam