LA HISTORIA DEL ZUNDER, EL AUTO RIOCUARTENSE

16-10-2014

Aquel país promovía la pro­duc­ción na­cio­nal y, en ese contexto, surgía el Zunder. Su ca­rro­ce­ría hecha de fi­bra de vi­drio y plás­ti­co más el llamativo mo­tor Pors­che fue elo­gia­do de inmediato por téc­ni­cos y especialistas, era el 'auto riocuartense'. Pero lamentablemente los números de venta no alcanzaron y la fábrica tuvo que cerrar. Más allá del fracaso comercial, el emprendimiento sigue siendo un or­gu­llo que engrandece la historia tuerca de la región. Aquellos her­ma­nos Nil­son y Eli­gio Bon­gio­van­ni, luego de asesorarse en Europa y Estados Unidos, fue­ron los crea­do­res de In­dus­tria del Trans­por­te Au­to­mo­tor SRL, que dio lu­gar al na­ci­mien­to del ve­hí­cu­lo con el ob­je­ti­vo de insertar en las calles del país un ve­hí­cu­lo ágil y eco­nó­mi­co. Corría el año '59 y el Zunder se presentaba como novedad: chasis tubular; ca­rro­ce­ría mez­cla de fi­bra de vi­drio y plás­ti­co; en un so­lo blo­que el mo­tor, la ca­ja de cam­bios y el di­fe­ren­cial; fre­nos hi­dráu­li­cos en las cua­tro rue­das y la gran sorpresa del motor Porsche.

En distintas actividades de la Asociación de Vehículos Antiguos de Río Cuarto no sin orgullo entre las distintas máquinas se presenta el Zunder, su propietario Fernando Sánchez nos brinda detalles del auto y cómo fue que consiguieron la pieza.

¿Este auto es de gran valor para su familia, no?

Claro, para mi familia tiene un valor muy especial porque mi suegro Anselmo García era uno de los dueños de aquella fábrica, apoyó económicamente aquel desarrollo. Y sin que él lo supiera durante muchos años buscamos este auto y por fin lo encontramos en Mendoza, no en estas condiciones, por eso lo restauramos y acá está. Lo fuimos a buscar con mi mujer y mi hija, tiene un valor afectivo muy grande. Se lo considera un auto insignia porque fue de los que se fabricó en aquella frustrada fábrica. Lamentablemente mi suegro vio cómo lo íbamos armando, pero falleció y no lo pudo ver terminado.

¿Cuáles son las características?

Se trata de un Zunder, que significa 'chispa' en alemán; un vehículo completamente hecho en fibra de vidrio, con motor Porsche de 1.500 cm cúbicos. Para la época un auto de fibra de vidrio era una novedad porque no se picaba, no había cataforesis ni nada por esa época... Por eso es un auto valioso y extraño considerando aquellos años. La fábrica estuvo entre el '59 y el '63 y estamos orgullosos de poder manejar aún hoy uno de esos vehículos.

¿Y lo utiliza?, ¿lo pone en marcha siempre?

Si, cuando el tiempo de mi actividad me lo permite lo usamos con mi mujer o mi hijo; en cuanto rally o actividad del grupo se concreta tratamos de participar, porque es el auto insignia de la asociación y además es el único que hay: se fabricaron 200 unidades y éste puntualmente es el Nº 174, tie­ne la pla­qui­ta en la puer­ta que di­ce la se­rie del mo­de­lo, del año 1960. No hay ninguno más, es el único que está andando en el país. ¡Anda bárbaro!

Coméntenos del proceso de restauración...

Bueno, cuando llegamos al campo con el auto en un acoplado inmediatamente lo desarmamos, lo desmantelamos, le sacamos todo el cascarón. El motor nadie se animaba a tocarlo entonces lo mandamos a un especialista en Buenos Aires para el rectificado, el chasis, arenado y todo eso se hizo en Bengolea, después en Río Cuarto con otro especialista se hizo la pintura, que demandaba trabajar en detalle por lo de la fibra de vidrio.

¿Ustedes tienen otro vehículo de colección?

Si, tenemos una coupé Fiat 1.500 que es la de mi hijo y ahora estamos restaurando en Bengolea una Estanciera modelo '59. Participamos con AVAR en sus actividades pero mi 'chiche', el que más cuidamos y apreciamos con mi mujer es este Zunder.

¿Cómo es que se cuida un vehículo con esta historia?, porque seguro no se desprenderían del auto...

¡¡¡No!!!, este auto tiene cuestiones familiares, no tiene precio. ¡Sería como vender a un hijo! Lo tenemos en Río Cuarto, tiene su cochera, su funda, está bien guardado, le cortamos la corriente... Cada 20 días o un mes vengo, lo destapo y pongo en marcha, damos unas vueltitas y lo volvemos a tapar. Lo sacamos especialmente para este tipo de acontecimientos de muestras o actividades de la asociación, que quiero destacar porque es en realidad un grupo de amigos donde compartimos la pasión por los autos antiguos y de colección, tenemos entre 25 y 30 autos con los cuales recorremos y visitamos distintos pueblos y ciudades.-

Gustavo Perusia

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam