LA FIESTA GAUCHA

10-10-2014

La localidad, a poco más de 100 kilómetros de la capital del país es conocida como “santuario gaucho”. Basta con recorrer sus calles adoquinadas, antiguas casonas y estancias para observar el esmero con el que se resguarda la cultura y tradición, lo que les ha valido el reconocimiento de “Poblado histórico de interés nacional” de la Presidencia de la Nación.

En este lugar son muy conocidos los artesanos que trabajan la plata y son famosos los paseos en sulky, las pulperías y el museo Ricardo Güiraldes que hace honor a la obra del escritor, que pasó parte de su infancia y juventud en este lugar. “Guiraldes hizo a San Antonio de Areco un referente de las costumbres gauchescas. Desde hace años, si abrís alguna página relacionada a estas temáticas siempre aparece el poblado, por lo que tiene una gran afluencia de público durante todo el año. Es tranquilo, muy pintoresco, siempre estamos dando un espectáculo campero. Tiene además un río con una costanera muy bonita”, explica Alberto San Martín, director del parque criollo local donde tiene lugar la fiesta de la tradición.

Este año se lleva adelante la 75º edición y muchos no dudan en definirla como la celebración criolla más antigua del país. “Es una fiesta que rinde homenaje al nacimiento de José Hernández, autor del Martín Fierro, que exalta las costumbres del gaucho argentino”, detalla San Martín.

La búsqueda por mantener y realzar los modos y valores gauchescos, hacen que estos 75 años “signifiquen un esfuerzo por conservar la tradición, que implica también transmitir de generación en generación todo lo relativo a los usos gauchos, la música, las danzas y lo relacionado al caballo. Hoy tengo a mis hijos y mi nieta que también desfilan”.

Este año las actividades empiezan un mes antes con bailecitos, fogones, peñas, literatura gauchesca y reuniones en la pulpería, entre otras actividades. Eso sí, los festejos centrales tendrán lugar el 8 y 9 de noviembre con destrezas criollas, jura de tropillas, desfiles y espectáculos, aunque se va preparando el clima desde el viernes 7 con un fogón en el patio del museo y en la pulpería “La Blanqueada”.

Para esta fiesta, la ciudad se vuelve más campera que nunca. Gauchos bien empilchados y chinas que ofrecen la mejor gastronomía típica para los visitantes. “Llegan más de 1400 paisanos a desfilar, son alrededor de 60 tropillas entabladas que participarán de la jura del sábado, con un jurado que elegirá a la ganadora. Se realiza la jineteada y a la noche tiene lugar el tradicional fogón del que participan alrededor de 2500 personas y donde es común ver cerca de 100 parejas bailando folclore, gente del público”.

En estos 75 años cada vez la fiesta se agranda más “pero es todo igual, tenemos 200 plazas de hotelería y la mayor parte ya está cubierta. Llega mucha gente durante la semana y el año pasado hubo 13.000 personas en un día dentro del parque criollo”.

Con aire ceremonial

El domingo tiene lugar el tradicional desfile de paisanos y tropillas por las calles de Areco. “Tanto acá como en otros lugares, el momento del desfile es una ceremonia. Y es importante destacar que en estos 75 años han pasado generaciones que mantuvieron los mismos usos y costumbres con un gran respeto, sin desvirtuar nada. El paisano, digo yo, debe ir a una fiesta bien ataviado con bombacha, corralera, sombrero y poncho. Bien ensillado, bien prolijo”, sostiene San Martín.

Y no termina todo ahí, acto seguido tiene lugar el almuerzo, destrezas criollas y un fogón de clausura.

Al que le gustan las tradicionales costumbres del campo, no puede perderse este festejo bien gaucho.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam