La biblioteca se ha convertido en un espacio para los jóvenes

20-07-2020

La biblioteca TelViso es un espacio de consulta gratuito que tiene un recorrido de casi 50 años. Nació en los años 70 de la mano del actual presidente de la Cooperativa Telefónica TelViso, Marcos Cytrynblum, que donó parte de su biblioteca particular para iniciar este proyecto.

En un primer momento, funcionó en un club y con el tiempo se mudó a la sede actual, en pleno centro de la ciudad de Del Viso, en Pilar.

En aquellos años, el reconocido escritor, artista e intelectual argentino, Félix Luna, fue invitado a la inauguración del proyecto que impulsó Cytrynblum, cuenta Claudia.

De los 200 libros que inicialmente tuvo la biblioteca pública, hoy disponen de unos 20.000 ejemplares. “La mayoría de nuestros libros fueron donados. Ahora ya no recibimos más porque la capacidad está a pleno y también todos los años la cooperativa compra nuevos ejemplares de acuerdo a la demanda”.

El catálogo de la biblioteca es amplio y variado. “Al ser un espacio público, tratamos de tener los clásicos de la poesía, la literatura y contenidos educativos”.

Una pequeña joya que puede consultarse en la biblioteca es la colección del diario Clarín, desde su fundación hasta 1990, que perteneció al propio Marcos Cytrynblum. “Este acervo documental está en la Biblioteca Nacional y aquí”, señala Claudia Acosta. “Eso hace que muchos historiadores locales vengan a consultar”.

Del Instagram a la biblioteca

Claudia dice que cuando se hizo cargo del espacio, una de las primeras cosas que hicieron fue crear una cuenta en Instagram porque de esa manera les parecía que podían llegar a las chicas y chicos de la ciudad.

“Los jóvenes no conocían muy bien qué era la biblioteca” y pensaban que no era un lugar para ellos. “Cuando empezaron a venir se encontraron con un montón de libros que ellos leían y empezaron a darse cuenta que este no era el espacio solo para gente grande que ellos pensaban”.

En los últimos años la biblioteca fue abriéndose a la gente más joven y “lo interesante es que no solamente encontraron un lugar de estudio, de trabajo y de lectura sino un espacio de contención. Yo le digo que es como la previa porque vienen a la salida de la escuela, buscan sus materiales o simplemente esperan para irse a hacer deportes o a la clase de inglés. Esto para mí es lo más valioso”, dice Claudia.

Entre los nuevos proyectos está la idea de armar una fototeca para preservar la historia de Del Viso. “Buscamos que los vecinos que tiene fotos nos aporten ese material para tener la historia en imágenes”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam