Identidad cultural

28-05-2003

La última versión de la lucha de David contra Goliat se libra hoy en el vasto campo del mundo globalizado. Es reciente, pero vertiginosa. Se inició en la década del 80 y en poco más de 20 años mostró que contra su empuje ni siquiera sirven las fronteras: la concentración de capital producida por las fusiones empresarias resulta hoy más fuerte que los propios Estados. Suena teórico, pero no lo es: de continuar esta tendencia, películas como "El hijo de la novia" o "Nueve reinas" jamás podrán volver a filmarse en la Argentina y mucho menos representarnos en el exterior. Tampoco tendremos información de hechos como los de la guerra de Irak. Ni que hablar de la industria editorial, ni programas propios de televisión que no sean los enlatados que podrían llegar a verse al mismo tiempo en todos los televisores de América latina. Ocho secretarios de Cultura de distintas ciudades del Mercosur se reunirán con el secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Telerman, y con especialistas de Canadá y gente de producción de cine, televisión e industria cultural de toda América latina para reorganizar una estrategia que ya tiene al menos dos años de vida y surgió por iniciativa de Francia y de Canadá. Se trata de organizar en cada país un grupo de entidades de profesionales vinculados con las distintas ramas de la industria cultural que luche por sostener una política de defensa de la identidad nacional. Ya hay ocho y -salvo la de la Argentina, que se llama Foro para la Defensa de las Industrias Culturales- responden al nombre de Coalición para la Diversidad Cultural. Comienzo de artículo publicado en Clarín el miércoles 28 de mayo.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam