HORIZONTE

04-03-2015

Corría el año 1982, el mundial de fútbol en España y la guerra de Malvinas dominaban la escena del país, la democracia aún era una promesa. Ese mismo año se fundó en la ciudad de Córdobala Cooperativa HorizonteLimitada, que se basaba en un sistema de vivienda exclusivamente autofinanciado por sus asociados. Los comienzos fueron duros, durante los primeros años sólo se construyeron un centenar de casas. En la actualidad está por llegar a las 10 mil unidades adjudicadas y su tarea se extendió al interior mediante 11 sucursales que nacieron por necesidad y se gestionan a través de la iniciativa y esfuerzo de cada localidad.

Carlos Moro es el actual presidente de la entidad y destaca que “impacta ver como fue el crecimiento, la cantidad de asociados y como la cooperativa puede brindar soluciones. Estamos en un número cercano a las 80 viviendas sociales por mes. La cooperativa construye a deuda 0 y hasta los aportes que puede dar cada socio. Es un sistema sencillo pero que da muchas satisfacciones en la práctica.”

Horizonte ocupa un lugar en la construcción de viviendas entre la franja de personas que acceden a ella mediante empresas constructoras y las que obtienen viviendas del Estado.

“Diría que no tenemos competencia entre aquellos que no son atendidos por el Estado que subsidia su vivienda plenamente y que tampoco tienen lugar en el mercado inmobiliario constructor. A estas personas no les queda otra opción que Horizonte porque tampoco los bancos han generado suficiente confianza ni las condiciones para que accedan a los créditos hipotecarios. Esto ha hecho que la cooperativa vaya creciendo y con pequeños esfuerzos de muchos se puso en marcha.”

Horizonte es una cooperativa de un sistema continuo, contrariamente a otras de vivienda que se forman para construir un número determinado de casas en un barrio “se terminan de construir esas casas y allí quedan esas cooperativas. En cambio yo diría que desde Horizonte estamos reemplazando hoy parte de lo que era el Banco Hipotecario y parte de lo que hacía el IPV (Instituto Provincial dela Vivienda). En Córdoba, la provincia ha hecho lo que suele llamarse barrios ciudades o erradicaciones de villas, que es muy ponderable, pero para lo que normalmente se llama clase baja, o media baja, hay muy poco desarrollo.” sostiene el presidente.

Moro recuerda sus inicios en la entidad: “hace 23 años que estoy en horizonte, la sensación que tengo es la que me quedó de mi primer ingreso a la cooperativa. Yo estaba acostumbrado a algunas que eran un salón con un sillón para la espera y nada más, ya que la construcción la realizaba una empresa. Cuando ingresé pude ver que había una oficina con Arquitectos, otros que hacían estudios de suelo, y más allá hacían diseños de vivienda. Percibí que era algo realmente distinto. Acá se da diariamente lo que conocemos como el uno para todos y todos para uno. Se genera casi todo dentro de la misma cooperativa, a través de la autoproducción y el desarrollo de las viviendas. La particularidad de Horizonte se da por su sistema llamado Ahorro Natural Vivienda. Lo desarrolló el contador Julián Benassi, ex presidente y actual asesor general de la cooperativa. Es un sistema financiero, constructivo y administrativo. Lo presentó en empresas que no lo entendieron. Entonces tuvo la visión de que a través del cooperativismo el sistema podía desarrollarse.”

En cuanto a ciertas fortalezas y obstáculos Moro destaca que el sistema de Horizonte es único. “He estado en congresos de cooperativas y veo que hay mucho esfuerzo. A veces no es acompañado por parte del Estado y muchas quedan a medio camino. En nuestro caso también necesitamos del Estado, si bien no nos nutrimos económicamente de él. Pero si es necesario que hoy, quien debe garantizar la vivienda según la constitución, de alguna manera facilite la tramitación municipal y los servicios.”

Sobre su expansión hacia otras localidades Moro comenta que todo nace en base a la propuesta de sectores interesados. “Cuando un grupo se interesa, la cooperativa hace un estudio estadístico para saber las necesidades de vivienda. A partir de allí si hay voluntad de los interesados se crea una sucursal que actúa igual que la casa central solo que administrando los fondos propios.” Actualmente existen sucursales de Horizonte en Jesús María, Laboulaye, Morteros, Río Cuarto, Río Tercero, San Francisco, Punilla, Villa María y Balnearia (Provincia de Córdoba). También en La Rioja, y Sunchales (Santa Fé). “Nosotros exigimos que se reproduzca en el interior la premisa de la casa económica. Se designa un responsable local y con los fondos recaudados se lleva adelante el sistema horizonte, que tiene una meta clara que es hacer las viviendas sociales” explica el presidente de la entidad.

Con la entrega de la unidad 10 mil este año Horizonte celebrará 33 años de vida manteniendo los objetivos originales y su compromiso de trabajo.

Reguladora del mercado

A comienzos del 2014 la cooperativa ocupó renglones en las páginas de los matutinos cordobeses porque se sostenía que era reguladora de los precios del mercado. Consultado sobre esta exposición el presidente de Horizonte comenta que “en realidad sin quererlo y dentro de la función que uno cumple esto ocurrió. Hace poco más de un año atrás hubo una devaluación. Ciertos proveedores comenzaron a aumentar los precios “por las dudas”. La cooperativa tuvo allí una política muy estricta y por más que tuviera una relación de larga data con ciertos proveedores, no se pagó de más. Fuimos a buscar insumos en otros mercados: al norte, a Salta, Misiones, Buenos Aires, buscamos precios por todos lados. Horizonte así no se prestó al juego de “subo por las dudas”, porque si bien había variado el dólar, había cosas que no tenían nada que ver con él. En algunos insumos como el portland puede tener que ver, pero en otros era injustificado y claramente estaba a la vista. Si la devaluación era de un 15% o 20% algunos aumentaban el 40%. La cooperativa no les hizo el caldo gordo a aquellos que jugaron a la especulación. Para que tenga éxito una cooperativa debe haber una rigidez administrativa muy fuerte, porque construir por el sistema cooperativo puede ser beneficioso o resultar desastroso, ya que el riesgo lo corremos todos. Así, si trasladásemos todos los costos, nos convertiríamos en una constructora más. Esa no es la función ni la misión de Horizonte ni lo será.”

Justo a tiempo

Una de las claves en el éxito de Horizonte esla Autoproducción“esto significa que desde el café que estamos tomando ahora, hasta otros insumos son aportados por los asociados” explica Moro. El presidente también destaca la producción de insumos para la construcción: “tenemos por ejemplo una planta fabril de ocho hectáreas en Ferreyra (Córdoba) en dónde se fabrica el bloque, tapas para pozos, hay carpintería metálica, y de madera. ¿Cuál es la finalidad de estas fábricas? Primero, los precios que deben ser iguales o más baratos que el precio de mercado, de esta manera nos aseguramos no sólo un costo menor sino también el abastecimiento o lo que algunos conocen como “Just in time” (justo a tiempo). No dependemos del corralón, ya que no podemos tener una casa frenada porque, por ejemplo, falte una puerta. Hacer 80 casas por mes es una compleja logística, además damos trabajo. Por eso hubo una evolución muy grande de asociados aportantes con sus servicios”

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam