Gateau de Manzana

26-05-2016

La familia de Gladys es una de las primeras que se asentó en Chilibroste, un pequeño pueblo ubicado al centro este de la provincia de Córdoba. “Empecé a cocinar cuando tenía alrededor de 14 años, mi mama nos enseñó. Ella estaba mucho en la cocina, porque preparaba comidas para vender”, cuenta Gladys.

Hoy es ama de casa y asegura que le encanta cocinar y que no le gusta mucho eso de “andar haciendo experimentos”, sino que va por lo tradicional. “A todos en casa les gustan las pastas. Los domingos hago pastas seguro. Lo que mejor me sale son los ravioles de verdura y carne”, dice.

Cuenta que también participó en las comisiones de varias instituciones, donde siempre hacían alguna comida. “Participé en la escuela, en el club... en ese tiempo no se contrataba servicio de catering, cocinábamos todo nosotros. Preparábamos canelones, pollo, empanadas, todo para vender y recaudar fondos. Era mucho trabajo, pero igual lo hacíamos con gusto. Recuerdo que acompañábamos a los chicos de fútbol y llevábamos torta, gaseosa, hacíamos chocolate”, comenta Gladys.

La receta que comparte en esta oportunidad es de su abuela. “Ella era inmigrante suizo-francesa, se llamaba Eugenia Ballamán. Siempre nos hacía el Gateau de manzana”.

Ingredientes y preparación

Masa

800 grs de harina leudante

1 cucharada y media de grasa o manteca

Agua tibia C/N “Hasta que se arme la masa, que no sea muy dura ni blanda, como para tortas fritas o empanadas”, explica Gladys.

Se amasa bien, se deja descansar media hora, después se estira. Se le pasa aceite, se lo espolvorea con un poquito de harina y se dobla en 4 (libro). Después se estira toda la masa hasta que quede del espesor de un dedo y se arma el borde para que no se vuelque el relleno.

Relleno

Se coloca una taza de azúcar común sobre la masa, se humedece con whisky o agua y después se ubican rodajitas de manzana en hilera cortada finita.

En la unión de las manzanas se coloca una crema que prepara con siete cucharadas de harina, un huevo y un poquito de leche. Se busca una textura con un poco más de consistencia que el panqueque, pero sin llegar al punto de la crema pastelera. Una vez colocada en las uniones, se le agrega un poquito de crema de leche y se espolvorea con azúcar.

El horno tiene que estar bien caliente. Luego hay que bajarlo a mínimo y colocar el Gateau hasta que se dore. Se come tibio o frío.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam