FACE ANALIZÓ LA NUEVA POLÍTICA ENERGÉTICA

09-03-2016

Los representantes de la federación se reunieron para evaluar el actual estado de situación del sector energético ante las decisiones tomadas a partir de la Resolución 6 del Ministerio de Energía.

En este sentido “las cooperativas manifestaron su convencimiento para salir del esquema de subsidios a la energía” tal como lo estableció desde el pasado 29 de enero el gobierno nacional. Pero las entidades “solicitan trabajar con todos los involucrados con la energía eléctrica para encontrar soluciones prácticas a problemas técnicos, institucionales, económicos y financieros que permitan su implementación”.

En el documento se expresa que “si bien cada provincia tiene particularidades, hay hechos y situaciones generalizadas”. Para esto elaboró un listado de ocho puntos con temas que preocupan al sector:

1. Tener acceso directo al padrón nacional de personas en condiciones de recibir los beneficios del subsidio a la energía eléctrica en un todo de acuerdo con la Resolución N° 6 de la Secretaría de Energía de la Nación, permitiendo un tratamiento igualitario en todo el ámbito nacional y homogéneo en cada provincia habida cuenta de que existe más de un tipo de prestador.

2. Cómo evitar o implementar un control de cambio de titular de quienes traten de obtener el beneficio, transfiriendo el servicio a un cohabitante que reúna los requisitos para obtenerlos recurriendo a figuras como por ejemplo el contrato de comodato inmobiliario.

3. Las encargadas de establecer las nuevas tarifas en los ámbitos provinciales no lo hicieron antes del 1º de febrero, por lo que algunos asociados-usuarios industriales, mayores de 300 kw, continuaron vendiendo su producción asimilando que su aumento estaría en el mismo orden que el domiciliario, cuando en realidad algunos podrían llegar hasta aproximadamente el 300%, agravado porque la leyenda en la factura donde se explicitaba el subsidio del Estado nacional, es menor que lo realmente aumentado y lo explicado en los medios no dejó en claro que esto podía ser superior.

4. Preocupa el posible aumento de la morosidad y de las pérdidas no técnicas impulsadas por el incremento de tarifas.

5. El incremento del monto de la factura a los prestadores del servicio de distribución configuró un salto abrupto, puede que tenga un desfasaje por la mora de los asociados-usuarios, agravado por ser las cooperativas empresas con sentido social, que efectúan siempre una presión menor sobre quien no puede pagar.

6. Serios problemas para poner en marcha las modificaciones en este breve lapso de tiempo para este nuevo esquema tarifario, que requerirá, entre otras cosas, cambios en softwares y, en muchos casos, pasar de una facturación bimestral a mensual sin poder recurrir a la estimación. Una posible solución sería comenzar a facturar una mitad de lo registrado bimestralmente, lo que produce el retraso de los ingresos de la mitad de la facturación en un mes o, caso contrario, aumentar la cantidad de toma estados para hacerlo una vez al mes, generando aumento de costos operativos y grandes modificaciones de los softwares de facturación.

7. La decisión del Gobierno Nacional de quita de subsidios, la cual acompañamos porque estamos convencidos que no se puede continuar con este esquema, provocará en nuestros asociados-usuarios un aumento que nos dejará poco margen para recomponer los VAD cuando lleguen las paritarias y los aumentos lógicos provocados por la inflación.

8. El aumento de consumo en el mes de febrero por cuestiones estacionales, dará al asociado-usuario una sensación de que el aumento es mucho mayor que el realmente aplicado, habida cuenta que siempre las distribuidoras utilizan los equinoccios de otoño y primavera para efectuar sus aumentos, cuando se registran los menores consumos del año”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam