'Estamos embarcados en la posibilidad que otorga la ley 26522”

20-07-2010

Cuando la cuesta hacia arriba parecía no tener fin, después de casi 30 años, tanto esfuerzo y tenacidad vieron sobre el camino el horizonte. Lejano aún, pero visible al fin, esa luz permitió renovar fuerzas y esfuerzos para pensar sobre esta batalla legítima que encuentra entonces su legalidad.

AMMA - la Asociación Mutual Mercantil Argentina -, como tantas otras entidades de la economía social, ha venido reclamando un espacio para hacer oír su propia voz. Así lo ha hecho, previo a la sanción de la 26.522, apelando a una resolución de marzo de 2009 “que propiciaba que las entidades sin fines de lucro pudieran participar” de la prestación de TV por cable, explica Héctor Bernaus, integrante del Consejo Directivo de AMMA. 

Por la vía judicial o por el derecho que les asigna ahora la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, los asociados de esta mutual con sede central en la ciudad cordobesa de Villa María, podrán brindarse el servicio de televisión por cable en la localidad.  

En Villa María y región hay una fuerte presencia de empresas del tercer sector, tanto en el área de servicios como en la producción, y en este sentido los integrantes de AMMA apelan a la participación de todos “en la difusión de lo que significa llevar adelante este tipo de actividades, propiciar la participación de los asociados y contribuir al desarrollo regional. Creo que tenemos responsabilidades muy grandes que van a ser menos pesadas en la medida que tengamos una integración muy fuerte con todo este sector de la economía social y también tratando de complementarnos con COLSECOR , que ya tiene alguna plataforma instalada en Villa María, nos sumamos muy felices para llevar adelante todo esto”, agrega Bernaus.

Mientras esperan que la AFSCA resuelva sobre el expediente presentado para obtener una licencia de TV por cable para Villa María, AMMA ha comenzado a tejer alianzas para afrontar el que será, tal vez, uno de los grandes desafíos de las empresas sociales que ingresen al mercado: la producción de contenidos audiovisuales propios que, según el porcentaje establecido, deberá contener la pantalla local. “Ya estamos elaborando una suerte de grilla de productoras familiares y sociales que van a participar en esta idea”, reconoce Bernaus, “pero también somos conscientes que seis horas diarias es un desafío muy grande”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam