ENRIQUE CARRIER: 'LO QUE ESTÁ EN LA BASE DEL PROYECTO ES MUY POSITIVO”

31-10-2014

¿Qué consideración general puede aportar sobre el proyecto?

Yo diría que lo que está en la base del proyecto es muy positivo. Considerando que la última actualización normativa de las telecomunicaciones se hizo hace 42 años, aunque después hubo un decreto en el año 2000 que quedó bastante trunco, es importante que tengamos una legislación que acompañe todos los cambios que hubo a lo largo de todos estos años. Dentro de esas consideraciones, da respuesta a una crítica que se le hizo desde muchos sectores a la Ley de Medios que tiene que ver con considerar todas las redes que tienen similares características de la misma forma. Porque a partir del momento en que entra la digitalización, tanto en las redes telefónicas como en las de cable, éstas pueden transmitir exactamente lo mismo: internet, video, voz y sin embargo todavía se le está dando un tratamiento diferencial que responde más a en qué repartición del Estado tuvieron su primera licencia, si en el exComfer o en la Secretaría de Comunicaciones, pero que en realidad no responde a una realidad técnica palpable. En ese sentido, son tal vez las cosas más positivas.

Después toca muchos otros temas, algunos los menciona por arriba como la neutralidad de la red, por ejemplo, retoma otros que estaban en el decreto de apertura de las telecomunicaciones del 2000 que no había sido regulado, como la desagregación del bucle, el servicio universal y tiene para mí un peligro que tiene que ver con que muchas cosas no están explícitas y resueltas sino que las posterga hasta la designación de una autoridad de aplicación que no se sabe si será alguno de los organismos existentes o se implica la creación de alguno de mayor o menor rango. Por otro lado, deja abierta la puerta con la declaración de “servicio público” para una regulación o fijación de tarifas no sólo como ya tenemos en la telefonía fija sino que tal podría alcanzar al acceso a internet y a las telecomunicaciones móviles.

¿Cuáles son los pro y los contra de la denomina desagregación del bucle o la última milla?

La desagregación del bucle tuvo su momento histórico, hoy me parece que la situación no da para para eso. La base de la desagregación tiene que ver con los procesos que se dieron en los años 80 y 90, tanto en Argentina como en otros países, donde lo que se hizo fue privatizar un monopolio estatal (Entel) pasándolo a manos privadas, pero donde siguió siendo un monopolio donde heredaban una red, y en el caso de Argentina también un período de exclusividad. Entonces, sí tenía sentido - como se hizo en el 2000 - hablar de una desagregación un poco como compensación por haber heredado una red y haber tenido exclusividad. Lo que pasa es que desde entonces, en los papeles el mercado de telefonía fija está en competencia, de hecho entraron algunos actores en el segmento corporativo y también tenés el ingreso de operadores de cable, cooperativas, etc. que también ingresaron al negocio de la telefonía, a veces con productos triple play. Con lo cual, hoy no tiene mucho sentido exigirle a las empresas, porque acá ya no estamos hablando únicamente de Telecom y Telefónica, que abran sus redes para el ingreso de nuevos operadores cuando vienen compitiendo mínimamente desde hace 14 años. En el caso del cable es todavía peor porque pueden decir que entraron al mercado sin exclusividad, en competencia, invirtiendo capital y ahora le exigen abrir su red para que venga otro a usufructuarla.

Los nuevos operadores de cable se mostraron preocupados por esta propuesta porque muchos empezaron su inversión desde cero y hoy estarían frente a este interrogante

Claro. Encima con la duda de cuál va a ser el valor que va a cobrar porque después como en toda tarifa que es fijada por el Estado, donde puede haber un interés político y que resulta más barata que los costos, lo cual también termina siendo contraproducente porque finalmente el efecto es que el propietario de esa red la abre pero después no la mantiene o no invierte para que mejore porque no es viable como negocio. No necesariamente el proyecto se mete con el tema tarifas pero deja la puerta abierta a que eventualmente podría fijarlas. Vista la experiencia de los últimos años a los servicios que se les fijó tarifa, y que terminó en un ajuste por la calidad, esto podría ser contraproducente y lograr el efecto contrario.

¿Considera que el proyecto se redactó pensando en las grandes ciudades o por lo menos en los grandes operadores?

Podría decirse que sí porque está muy centrado tal vez en lo que pasa con los grandes operadores. Yo creo que, al revés, podría considerar y verse con más detalle cuando se habla de la apertura de las redes. Por ejemplo, para mí no tiene mucho sentido hacer eso en grandes ciudades donde vos tenés mínimamente dos competidores o un proveedor histórico de telefonía y otro de cable.

Esto no es muy habitual, incluso si mencionamos a una ciudad como la capital de Córdoba donde estas opciones no están disponibles para todos los usuarios.

Eso es verdad, o a lo sumo estas opciones se dan en áreas muy delimitadas. Ahí sí podrían haber pensado alguna forma de incentivar la competencia donde hay una sola red, pero en realidad te diría que por lo menos no está con el foco puesto en lo que sucede en pequeñas localidades. Ahí también tenés un tema práctico, en las localidades más chicas no hay mucho incentivo para hacer una inversión de capital tan grande como para empezar a competir, aun en el caso de que a vos te deje entrar por el bucle desagregado. Eso es una realidad que hace a todos los servicios basados en infraestructura, tampoco tenemos empresas queriendo competir dando servicios eléctrico, porque básicamente son negocios de capital intensivo que no son muy atractivos como para ir replicando infraestructura en las mismas áreas geográficas. Entonces tienen justamente esa dificultad en términos de regulación porque uno en general se está manejando con mercado que en el mejor de los casos son oligopólicos y donde hay que mantener un equilibrio entre dar el servicio, que esa infraestructura no se sostenga y logar que no haya posiciones dominantes que se transformen en precios con ganancias extraordinarias que básicamente se traducen en tarifas muy altas para los ciudadanos. Hay que manejar un equilibrio en eso y creo que lo que se puede aplicar en áreas de grandes ciudades donde puede haber competencia es distinto de lo que se puede aplicar en localidades más chicas donde con suerte tenés un único proveedor.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam