EN ROJAS, PROYECTAN GENERAR ENERGÍA CON BIOMASA

06-03-2014

Los desechos de la industria agroalimentaria (chalas, marlos, granos desechados, cáscaras de maní, etc.) son una importante fuente para producir energía. En el caso del proyecto que está llevando adelante la Cooperativa Eléctrica de Rojas (Clyfer) comenzó por una “inquietud local para tratar de mejorar las condiciones de los productos industriales de una empresa instalada en la localidad” que sería la principal proveedora de la biomasa residual. “Aunque la idea es también incorporar otros combustibles que se generan en la zona como la poda de árboles”, describe el ingeniero Fabián Arrostito de la Clyfer.

El proyecto para instalar el generador en Rojas lleva tres años en desarrollo, cuando la cooperativa se presentó a una convocatoria de la provincia de Buenos Aires para programas de energía limpia. En este momento, tras ser seleccionados, se hizo el estudio de prefactibilidad y factibilidad que exige el cumplimiento de requisitos jurídicos, financieros, económicos y de impacto ambiental. “Hasta ahora en lo que es prefactibilidad y demás se han invertido 500 mil pesos a través de los fondos provistos por el Programa Provincial de Incentivos a la Generación de Energía Distribuida (Proinged).

La tecnología a poner en marcha no es nueva sino que se trata de una caldera que genera vapor y el objetivo es no perjudicar el medioambiente. Por eso, la emisión de gases será tratada respectando normas internacionales, explicaron desde la Clyfer. “Los residuos que restan son un subproducto que puede ser utilizado como fertilizante sin aditivo”, agregó Arrostito.

La novedad en el proyecto que está llevando adelante la cooperativa de Rojas pasaría por poder volcar la generación al sistema interconectado nacional. “Esto tiene que encajar con un contrato con el Estado nacional de tal forma que entre como una central de energía alternativa, teniendo en cuenta que Argentina debe asumir un compromiso internacional de un cierto porcentaje de energía renovable”.

Si bien la Clyfer por ser una empresa concesionaria del servicio eléctrico no puede cumplir el rol de generadora, Arrostito afirma que se está analizando una figura comercial dentro del marco legal posible. De cualquier modo, el tema central pasa por tener los acuerdos necesarios con las empresas que proveerían la biomasa residual (combustible), para asegurar la generación, y con la Secretaría de Energía del Estado que garantice la compra de la misma.

Proyección

Desde la Clyfer estiman que la caldera podría generar unos seis megavatios de potencia, lo que podría llegar a abastecer a un 30% de la población de la ciudad, que tiene cerca de 30 mil habitantes, en la época cuando baja demanda cuando disminuye la producción agroindustrial.

Inversión

Las variaciones de costos actuales no permiten fijar de manera precisa el monto total de la inversión en maquinarias y en el predio de disposición final. Por eso desde la cooperativa prefirieron no adelantarse en este punto.

Monsanto

Aunque el dato no fue confirmado por la Clyfer, la planta que la empresa Monsanto tiene en Rojas sería la principal proveedora de residuos agroindustriales y con la que se estaría acordando la provisión del combustible para la caldera por unos 15 o 20 años.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam