EN PRIMERA PERSONA

05-03-2015

Carlos Fenoglio atiende del otro lado del teléfono móvil, el único medio para hablar con alguien que vive en Idiazábal. Se lo escucha apesadumbrado pero dispuesto a contarnos lo que pasa hoy. Está ahora en el pueblo, en la zona alta que el agua dejó sin cubrir.

Carlos trabajando para los festejos del Club Sarmiento de Idiazábal (2012)

“Ya hace ocho días que estamos con agua y baja muy lentamente”, dice mientras de fondo se escucha el ruido de una bomba que trabaja sin pausa tratando de desagotar el pueblo.

El panorama que describe Carlos es difícil de imaginar, a pesar de lo que se puede ver en las redes sociales, en la TV o en los diarios. “Se está canalizando, pero la situación es muy alarmante y desalentadora porque el 90% de la población fue evacuada. Hay familias que no quieren volver al pueblo”.

Se siente el esfuerzo de Carlos para no quebrarse y jugar ahora el rol de reportero de una desgracia que también le toca vivir personalmente porque como uno de los 1.200 habitantes de Idiazábal tiene su vida bajo el agua.

“La mayoría de la gente ha perdido todo, incluso los muebles, porque en el trascurso de una hora teníamos el agua adentro. En mi casa, a las 4 de la mañana no estábamos inundados y una hora después ya teníamos agua adentro. No nos dio mucho tiempo y fue creciendo sin pausa. Primero levantamos las cosas con un ladrillo, después con dos y ya eran tres y ahí hubo que evacuar gente y nos tuvimos que ir porque la situación no daba para más”.

Sólo algunos tractores pueden entrar al pueblo. El recorrido ahora es anfibio. “hay mucha gente que quiere volver pero se les pide que no regresen todavía porque no se puede hacer nada”, cuenta Carlos mientras se sigue escuchando el sonido del agua que saca la bomba. “Ni siquiera pueden entrar a la casa porque hay entre 50 cm y un metro de agua. Muchos están siendo contenidos por especialistas”.

A Carlos esta tragedia le toca por tres. Además de la casa propia, su negocio de insumos eléctricos también es presidente de la Cooperativa de Servicios de Electricidad de Idiazábal.

Sede de la cooperativa local

“La cooperativa es una de las entidades más complicadas porque todo se perdió. Los aparatos de Tv, comunicación, todo está bajo agua”.

La cooperativa local es quien brinda todos los servicios esenciales en Idiazábal desde la luz, el agua, las comunicaciones y la televisión. “Nada quedó, todo está bajo agua”.

Todavía sin certezas de cuándo se irá el agua del pueblo, no será fácil planificar el retorno de los habitantes de Idiazábal.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam