El paco golpea fuerte

07-03-2006

Buenos Aires se enfrenta a la expansión del consumo de una destructiva sustancia elaborada con pasta de cocaína. El consumo del 'paco' ha aumentado en un 200% en los últimos cuatro años. Esta droga es barata, está al alcance de cualquiera y su efecto es inmediato.

Un paco cuesta un peso y está al alcance de cualquiera, no importa su edad.

La droga es barata y su efecto es inmediato, una tentación difícil de rechazar por miles de jóvenes y niños cuya realidad cotidiana es un callejón sin salida. El paco hizo su aparición en Argentina en 2002, tras la crisis económica e institucional que puso al país al borde del caos y hundió en la pobreza a una porción importante de la clase media.

Se la denomina “la droga de los pobres” y su consumo se centra fundamentalmente, por ahora, en la zona que rodea a la capital argentina y lo que ha disparado todas las alarmas es la vertiginosa rapidez con la que se extiende. Las cifras, no oficiales, oscilan entre los 30.000 y los 70.000 consumidores.

Uno de los fenómenos particulares de la pasta de cocaína es que no genera redes de narcotráfico, como otras sustancias. Sencillamente se consume prácticamente en el mismo lugar donde se produce, lo cual ha cambiado drásticamente el perfil del narcotraficante que, en lo referido al paco, no tiene por qué ser un señor local de la droga. Basta que sea quien consigue los restos de la fabricación de la cocaína.

El Gobierno argentino considera que la prevención es fundamental, máxime cuando las diferentes estadísticas muestran una alarmante proporción de escolares que han consumido o son consumidores habituales de drogas.

El 7,1% de la población escolar argentina ha consumido recientemente alguna droga ilegal. Las autoridades argentinas se inclinan por la tolerancia cero respecto al consumo.

Más información y ayuda en  www.sedronar.gov.ar

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam