El Inaes busca recuperar su poder de policía

18-08-2010

El funcionario visitó la sede de COLSECOR, en la ciudad de Córdoba, donde mantuvo un diálogo con agenda abierta con el presidente José Néstor Lino.Luego de la charla, Griffin fue entrevistado en el estudio de CANAL 6 tv cooperativa donde habló también sobre la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual  y el cooperativismo de trabajo.  

¿Qué ocurre con el Inaes como entidad fiscalizadora tanto de mutuales como de cooperativas de crédito? ¿Cuál es la actuación que debe hacer ya que por aquí ha habido un inconveniente serio con una mutual del pueblo de Alicia (Córdoba)

En el caso concreto de la Mutual de Alicia estuvimos dos años supervisándola, fue intervenida por el Inaes, los directivos que hicieron la defraudación están presos por la gestión que realizó el Inaes a través de su interventor y se normalizó la entidad. En este momento está para tratamiento del Directorio la convocatoria a los asociados, los dueños de la entidad, a que se hagan cargo de nuevo y que la gestionen porque se resolvieron todos los problemas que estaban pendientes.

En general - ya no es sólo el tema de Alicia - las mutuales y las cooperativas financieras han tenido en años pasados, especialmente porque el Estado no atendió los reclamos de la pesificación asimétrica y los bancos que se robaron la plata de los argentinos cuando regresaron al país tuvieron la pesificación asimétrica, las cooperativas y mutuales no la tuvieron y aún así sobrevivieron y ha habido algunos casos donde ha habido defraudaciones y no sólo este sino más de un caso donde estamos procesando, el Inaes realiza su actividad fiscalizadora en coparticipación con los asociados, tenemos que saber que los asociados no son meros clientes como en un banco, ellos son los que aprueban y toman las decisiones nombrando a los gerentes, aprobando los balances y a veces cometen errores los propios asociados entonces intervienen el Inaes para corregir. Desgraciadamente cuando llegué la Inaes había un equipamiento técnico y profesional muy reducido, como en todo el Estado nacional, pero más agravado porque estamos hablando de economía solidaria  que era mala palabra en los años 90 entonces se desmanteló el organismo de control. Nos llevó bastante tiempo ir poniéndolo en orden, en este momento están tanto las mutuales como las cooperativas que realizan ayuda crediticia nos tienen que presentar información mensual, los auditores tienen que presentar la información contable que se les exige en forma mensual y toda entidad que no presenta esa información o de la que surgen riesgos se les realiza todo un trámite de fiscalización. Tenemos un único problema y ese sí que nos cuesta un poco más  porque en el año 2000, con el gobierno de la Alianza,  el Inaes renunció por ley a la facultad de intervención administrativa. Somos el único organismo público que su facultad de policía depende de que un juzgado federal le autorice una intervención. Esto es como si la Oncca o el Anmat  se entera que hay un laboratorio fabricando un medicamento nefasto para la gente y tiene que esperar dos años para que salga la intervención. Hace tiempo  lo venimos discutiendo mucho con el movimiento cooperativo y mutual, hemos conseguido en el último Congreso Cooperativo y Mutual un acuerdo para recuperar esa facultad de intervenir. Eso también llevó a una resistencia porque no fue casual lo del año 2000, se renunció a la facultad de intervención porque durante el menemismo se había abusado de esa facultad y había muchas veces robado en entidades los interventores puestos por el Inaes. Pero en vez de matar al mensajero lo que hay que hacer es corregir el tema y ahí se cometió el error de renunciar a una facultad decisiva para que un organismo de control pueda trabajar.

Todo este tema trajo al tapete otra vieja disputa o planteo que es si se debe separar la fiscalización de cooperativas y mutuales. ¿Cuál es su opinión al respecto y qué sentido tendría en este caso?  

En primer lugar es un ridículo cuando los delincuentes usan sociedades anónimas, privadas o simples asociaciones y también usan desgraciadamente algunas veces cooperativas y mutuales. El Inaes ha multiplicado por tres su planta de trabajadores y ha hecho una importantísima inversión en tecnologías y hoy está en perfectas condiciones de fiscalizar ambos tipos de entidades. Hay veces que los simpatizantes de las cooperativas le echan toda la culpa a las mutuales y simpatizantes de las mutuales le echan toda la culpa a las cooperativas. Yo creo que hay que echarles toda la culpa a los delincuentes.

Tuve la suerte de estar en una reunión en la Comisión de  Cooperativismo de la Cámara de Diputados y cuando comenté este tema que requería de nuevo la facultad para intervenir administrativamente las entidades hubo varios diputados que me dijeron: mire, yo voté a favor de quitársela en el año 2000 a esta facultad y ahora Ud. me está pidiendo de nuevo. Entonces tuve la oportunidad de explicarles porqué planteábamos esto de nuevo, les decía soy un gato con guantes no puedo cazar ratones en estas condiciones y les explicaba si es como un policía mata a su señora con el arma reglamentaria, le prohibamos a todos los policías que tengan armas. Entonces tomamos una medida que no tiene que no tiene que ver con el hecho decisivo en este caso que es la existencia de la delincuencia.

Y este tema fue fogueado por ciertos medios y esto nos trae al tema de ¿qué va a pasar con los medios de cooperativos cuando se ponga en vigencia le ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?

Justamente es muy llamativo que el caso de Cayfa, de la mutual de Alicia, lleva cinco años y ahora cuando ya se está resolviendo sale a la luz. Y en Córdoba y también en Canal 13 los medios de comunicación hace varios días están tratando temas que están resueltos, incluso acusaciones de carácter personal a mí y al directorio, incluido el representante de Coninagro y de Cooperar. Hubo una denuncia a principio de 2005 porque asignábamos fondos a las entidades para que los gestionaran. Esto ahora se volvió a sacar a la luz cuando el juez Rafecas lo archivó en el mismo año 2005. Yo creo que justamente se debe a que el monopolio Clarín está en este momento enfrentándose a una realidad que es el cumplimiento de una ley democrática, progresista y de avanzada que va a facilitar a las cooperativas de servicios públicos, a sus asociados que van a ser los beneficiarios, tener sus medios de comunicación y decidir qué tipo de comunicación reciben. Y en ese ejercicio de la democracia más clara que permite esta ley justamente son las cooperativas y las mutuales las que están más fácilmente preparadas para competirle a los grandes monopolios. Nos es fácil que un grupo de nuevas personas se ponga hoy de acuerdo para hacer un medio de comunicación pero una cooperativa de servicios públicos que ya tiene establecidos los cables, que tiene sistemas de administración, que conoce a sus vecinos y que sus vecinos son sus dueños  puede perfectamente y muy simplemente decirle a Clarín señores de estas 240 licencias se tienen que quedar con 24, de las otras 180 aquí me toca una la quiero yo. Y ese es el motivo por el cual el ataque iba no tanto contra el Inaes sino contra las cooperativas, las cooperativas no son fiables. Es un absurdo decir que las cooperativas en Argentina y en Córdoba donde la gente participa diariamente no son fiable es realmente una provocación.

Otro tema tratado últimamente son las cooperativas de trabajo con aquello de decir que son una herramienta política meramente. ¿Cuál es su opinión?

La experiencia que hemos tenidos en estos siete u ocho años que estamos trabajando con el tema cooperativas de trabajo, se ha incorporado la disciplina laboral a través de 4700 cooperativas que se hicieron, un montón de gente que no tenía práctica previa ni de experiencia laboral. O sea que simultáneamente ha habido un montón de cooperativas exitosas y ha habido otras que no continuaron pero que las personas que se capacitaron hoy están trabajando en relación de dependencia. Por lo tanto en todo sentido estas entidades cumplieron. Ahora es un desafío mucho mayor, que fue un ataque de crisis internacional, y dentro de las medidas para incentivar el mercado para que haya más demanda, para que la gente tenga más trabajo y compre se hizo en el Gran Buenos Aires fundamentalmente una experiencia que tenemos ahora con 97 mil personas trabajando que tenían muy pocas posibilidades de acceder al mercado de trabajo por falta de capacitación, de recursos incluso de documentos.

Con relación al tema del clientelismo, yo siempre recuerdo lo que se llamaba la organización de las manzaneras que tenía Chiche Duhalde en la provincia de Buenos Aires en los años 90, era una organización primero muy eficiente desde el punto de vista del servicio social y segundo muy verticalizada porque eran 25 mil mujeres  que coordinaban en el Conurbano, cuando en aquellas época Menem le daba a Duhalde el famoso fondo del conurbano restringiendo a otras provincias, entonces disponían de un recurso muy importante. Con todos esos recursos muy importantes, con una organización que era eficaz y con un ataque generalizado de que este mecanismo era clientelista y la gente estaba prisionera del voto, vinieron las elecciones donde vino una candidata porteña, senadora del Frepaso y casi desconocida  y le ganó a Chichee Duhalde en la provincia de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires. Esto demuestra que aún la gente más necesitada tiene más capacidad de elección y decisión que lo que discriminatoriamente muchas veces desde los medios o desde otros intereses se les aplica. La gente recibe lo que recibe, la ayuda la agradece pero después vota por quien le parece mejor.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam