El EPEN reconoció que muchas de las cosas que decía no eran reales

18-12-2009

¿En qué situación está hoy la entidad que preside teniendo en cuenta los conflictos que han atravesado como consecuencia del atraso tarifario?

Estamos con un conflicto institucional bastante serio porque estábamos con un atraso tarifario de mucho tiempo. Más allá de ser una cooperativa que está muy ordenada, llegó un momento que se hizo imposible pagar y eso generó un atraso en el pago al Ente Provincial de Energía de Neuquén  (EPEN), que es el transportista de la provincia que tiene la característica de no tener un ente regulador. Las tarifas la provincia las saca por decreto y es el único al que le podemos comprar. Se suma a esto que las concesiones son municipales. Así que el ente concedente que fija las tarifas es el municipio y no da tarifa en esta dicotomía que es el mismo Estado. Realmente había quedado encerrada la cooperativa en un ahogo financiero que hizo imposible afrontar esa deuda.

Por suerte con el apoyo de las otras cooperativas, fue una lucha bastante dura que tuvimos, a partir de las Jornadas Nacionales de Cooperativas Eléctricas en apoyo a la Ceez fue cambiando la situación y de ahí se avino  la municipalidad a dar tarifas y a la confección de un contrato de concesión actual en el que estamos ahora trabajando porque tenemos uno del año 87, previo a todo el marco regulatorio. Y el EPEN terminó reconociendo que muchas de las cosas que decían no eran reales y aceptó muchas de las condiciones de las cooperativas.

En todo este marco se crea también una federación porque mas allá que lo que afloró a la superficie fueron problemas en la Cooperativa de Zapala, todas las cooperativas eléctricas y de agua están con problemas similares en Neuquén.

¿Qué posición asumen las cooperativas de servicios esenciales ante un Estado Nacional que no plantea, por ahora, un nuevo marco regulatorio ni  una política energética clara, pero si ciertas pautas que apuntan a reducir el consumo y a congelar las tarifas? ¿Qué estrategias están pensando?

Esta era una de las posiciones que teníamos en las Jornadas en Neuquén. Decíamos que estábamos ante un Estado que no nos permitía aumentar las tarifas, que sí aumentaba el costo de la energía y que prometía el aumento de los insumos y los salarios cosa que era una situación insostenible para las cooperativas.

Creo que lo que más resultado ha dado en Neuquén es que logramos juntarnos todas las cooperativas y empezar a discutir todas juntas con el Estado, que es el que fija reglas sin tener en cuenta las características de las cooperativas. Hay toda una legislación que habla de un sistema privado eléctrico que no calza en las cooperativas donde los dueños son los mismos habitantes de las comunidades. Entonces, no tienen el fin de lucro que tiene una empresa privada. Más allá que estamos dentro de ese sector privado, los fines de las cooperativas son completamente distintos en todo sentido porque por más que seamos eléctricas, los mismos asociados nos reclaman otros servicios. Y eso no quiere decir que estemos abandonando nuestro fin primero que es el de energía en el caso nuestro. Somos entidades que en el caso de Neuquén hemos nacido antes que la provincia. En el caso de la Ceez nació en el año 1951 y la provincia de Neuquén en el 57. La Calf ya cumplió 75 años en la provincia. En Neuquén las cooperativas son las que brindan el 70 por ciento de la distribución de energía eléctrica en el territorio neuquino. Entonces, creo que tienen que tener otro tipo de consideraciones y de trato. Nunca hemos pedido privilegios, sí queremos ser tratamos como deben serlo los habitantes de la provincia y solamente queremos tarifas justas y razonables para dar un buen servicio.

Cecilia Ghiglione / [email protected]

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam