El Consejo de Administración de Colsecor Informa

24-08-2005

A raíz de un planteo sindical efectuado por el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN) - enmarcado en su política de incorporación de afiliados para una mejor discusión paritaria que está sosteniendo-, tendiente a que los asociados a la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Limitada sean registrados como empleados en relación de dependencia de Colsecor, con fecha 17 de febrero de 2.005 se labró un Acta por la Dirección de Inspección del Trabajo juntamente con los dirigentes gremiales del CISPREN, donde además de relevar nuestro personal en nuestra sede, relevó en aquella oportunidad a los asociados a la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. que se encontraban cumpliendo con su objeto o cometido cooperativo en su sede, como perteneciente a Colsecor. En dicha oportunidad, fijó el funcionario actuante, audiencia para el día 25/2/05 a los fines de que se exhiban la totalidad de la documentación de sus empleados, como así también que se registren supuestas relaciones laborales de los mismos según su art. 8 al 11 y 15 de la ley 24.013, Convenio Colectivo de Trabajo Nº 364/75, Ley 12.908 Estatuto del Periodista Profesional, etc.

Por ante dicha Autoridad se acreditó que nuestro personal se encontraba registrado en legal forma, con los haberes y obligaciones tributarias y previsionales al día.

Tanto en dicha audiencia como en las sucesivas que se fueron fijando por ante la Dirección de Inspección del Trabajo, compareciendo en representación de nuestra firma los Dres. Marcelo Rodríguez Aranciva y Javier Francisco Savid, se impuso ante la Autoridad Administrativa y la Representación Gremial de la inexistencia de relación laboral alguna por parte de los integrantes de la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio con Colsecor, haciendo presente que el reclamo lo efectuaba el CISPREN pero sin intervención de los asociados a Ocho y Medio; no obstante ello, la entidad sindical permanentemente nos emplazó para que el personal relevado en el domicilio de la cooperativa de trabajo sea incorporado en relación de dependencia a nuestra entidad.

En las mencionadas audiencias tomamos conocimiento de las absurdas pretensiones de la Representación Gremial, quienes más allá de la forma jurídica con que fue constituida la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. sostienen que la misma tiene su existencia tan sólo como un instrumento de fraude a la legislación laboral e impositiva vigente, pretendiendo que el personal integrante de ella, fuera tomado en relación de dependencia por COLSECOR, y dentro del marco regulatorio aportado por el Convenio Colectivo y el Estatuto Profesional respectivos. Cabe precisar, que la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. se encuentra organizada conforme la Ley 20.337, con sus estatutos aprobados, asambleas efectuadas, balances, etc., que es lo que permitió que nuestra cooperativa contratara con ella. En este orden, y ante el rechazo y negativa absoluta de nuestra parte a través de nuestros apoderados, por mandato de la Asamblea General y del Comité Ejecutivo, en el que se dejó claramente sentado que no son, no han sido y no van a ser empleados en relación de dependencia de Colsecor, los dirigentes gremiales trataron a través de reuniones informales negociar al menos la registración de algunos de los asociados a la Cooperativa de Trabajo, pretensión que fue rechazada de plano por Colsecor quien en ningún momento se encontró dispuesta a ceder a las presiones sindicales motivadas simplemente en sus intereses gremiales de acumulación de poder a los fines de las discusiones paritarias que en este momento se encuentra sosteniendo con los medios de comunicación.

La posición sostenida en expediente por ante la Dirección de Inspección, fue la siguiente:

Se rechazó en todos sus términos los planteos e intimaciones sindicales. Que con relación a las personas cuya incorporación se pretende a Colsecor como empleados, expresamos que las mismas no tienen ningún tipo de relaciones de dependencia jurídica, laboral o económica con Colsecor, siendo ellos miembros de una cooperativa distinta que además se rige por sus estatutos y por todo lo que implica ser una persona de derecho privado independiente. Se destacó que la vinculación que teníamos con la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda., consistió en la contratación de productos que resulten de interés para Colsecor, independientemente del aporte que los asociados a la Cooperativa de Trabajo pudieran realizar, contrato vencido con fecha 2 de julio del corriente año. Se aclaró y acreditó además, que entre los asociados a la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. y Colsecor no existe, ni existió vinculación alguna, ni mucho menos prestación directa de aquellos para con nuestra firma.

Ante la firme postura de Colsecor de no ceder ante las ilegales presiones sindicales y de no negociar sus altos principios cooperativos, y en la convicción de que se pretende inducir a las autoridades del Trabajo a interpretar “solidaridad y apoyo intercooperativo” como “fraude laboral”, el CISPREN instó las actuaciones y se la citó a la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda., quien acompañó sus estatutos, la aprobación del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, inscripción en el Registro Permanente de Cooperativas de la Dirección del Registro y Fomento de Cooperativas y Mutuales, aceptaciones de ingreso de sus asociados a la Cooperativa de Trabajo, comprobantes de anticipos de retorno, las Actas del Consejo de Administración de Ocho y Medio y el contrato de producción de programas televisivos que suscribió con Colsecor y que se encuentra vencido desde fecha 2/7/05, todo lo cual acredita que la cooperativa de trabajo funcionaba en orden.

Asimismo, la presión sindical y la ilegal y arbitraria promesa del CISPREN a los asociados a la Cooperativa de Trabajo, determinó que algunos de ellos presentaran un malintencionado escrito ante la autoridad del trabajo, en el cual, pretendiendo intervertir el vínculo cooperativo y en busca de algún rédito económico, se pretendieron empleados de Colsecor, sosteniendo y denunciando que se desempeñaban en distintas tareas bajo las órdenes de Colsecor, pretendiendo desconocer la propia Cooperativa que ellos mismos habían creado. Como se expresara nada más malicioso y alejado de la realidad, no sólo por que nos vinculaba un contrato civil y de solidaridad cooperativa, sino que nuestra entidad en momento alguno tuvo ingerencia en el ingreso de los asociados a la cooperativa de trabajo, no utiliza su fuerza de trabajo en forma personal y directa, no asigna sueldos para sus integrantes, no participa en el modo de retorno de los mismos, ni tiene potestad alguna sobre ellos, y quienes a su vez contratan también con otros sujetos de derecho, a quienes también les venden distintos productos elaborados por ellos mismos.

Cabe destacar que el CISPREN es el que ha inventado y vendido como conflicto lo que algunos integrantes de la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. pretenden ahora comprar, pero para hacer ello, arteramente se aprovecha de la estrecha relación de solidaridad intercooperativa que une a ésta con Colsecor (no solo por ser una de sus asociadas, sino además por el espíritu solidario y de cooperación que siempre nos ha caracterizado), aventurándose con distintas denuncias por ante la sede administrativa, poniendo en jaque la continuación de la relación entre ambas cooperativas. Dichas denuncias a posteriori, como dijéramos supra, fueron ratificadas con el posterior accionar de algunos de los integrantes de la Cooperativa de Trabajo.

Ante tal circunstancia, y encontrándose vencido desde el 2/7/05 y ante la negativa de suscribir nuevo contrato de locación de obra o de producción de contenidos como se ha venido contratando hasta la fecha y ante la falta de entrega de material se dispuso el cambio de programación.

Atento a que el CISPREN, convencido de que una cooperativa por el carácter de tal, iba a ceder ante los primeros ilegales apremios sindicales, y encontrándose que lejos de ello, Colsecor sostuvo con firmeza y lo seguirá haciendo en todos los ámbitos su posición, y en la desesperación de ver que su aventura no prospera, ni cambia la relación jurídica entre las cooperativas, y para con los asociados de la Cooperativa de Trabajo Ocho y Medio Ltda. (potenciales asociados a su gremio de prosperar sus absurdas pretensiones sindicales), sino por el contrario, rompió con una relación contractual enmarcada en el espíritu de la solidaridad intercooperativa, ha montado diversos mecanismos de presión como manifestaciones, convocatorias a otros sectores, notas en su portal de internet, pedidos de intervención de la Dirección de Conciliación y Arbitraje, etc., pretendiendo con ello modificar nuestra firme postura basada no solo en los sólidos principios del cooperativismo sino en el marco legal aplicable.

Asimismo, no resulta la actuación sindical un pecado de ingenuidad sino que importa la continuidad de dicho ilegal accionar para con otras cooperativas y de ese modo pretenden la suma del poder sindical en los medios de comunicación.

Por ello, es que informamos a las asociadas de la presente situación para que tomen cabal conocimiento de la misma a los fines de que no se hagan eco de las medidas de presión adoptadas en contra de nuestra entidad y sus asociadas, y de que continuamos desarrollando nuestras actividades cooperativas con total normalidad.

Sin otro particular, los saludamos con distinguida consideración.

Consejo de Administración de Colsecor

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam