EDUCACIÓN VIAL PARA GRANDES Y CHICOS

22-07-2016

En el 2005 dos accidentes fatales paralizaron a la comunidad educativa de la escuela de Seeber, una localidad de 600 habitantes ubicada al noreste de Córdoba.

Frente a esto, decidieron abordar el tema desde la educación. “Comenzamos a preguntarnos por qué pasó y qué podíamos hacer al respecto. En ese marco nació el proyecto. Toda la escuela asumió el compromiso y la educación vial se transformó en uno de los ejes que atraviesa todas las materias. Siempre tuvimos en claro que esto tenía que ver con un cambio cultural y que llevaría tiempo”, explicó Alejandra Sánchez, directora de la institución.

Para realizar la planificación, cada año realizan un diagnóstico. Observan qué conocimientos traen los chicos y si llegan al colegio a pie, en bicicleta, en moto o en auto. En base a eso determinan las actividades y contenidos según las edades.

Tienen permanente apoyo de la municipalidad, que señalizó toda la localidad y hace dos meses contrató a un inspector de tránsito para el horario del ingreso de los alumnos.

También los papás

“Si bien son los chicos los que le tiran las orejas a sus padres cuando incumplen las normas, nosotros nunca delegamos en los niños la educación de los adultos. Que después se traslade el conocimiento como algo natural es otra cosa”, asegura Jaquelina Bogdanich, docente que coordina la iniciativa.

Es por eso que el proyecto también incluye la toma de conciencia de los adultos. “Organizamos una charla para los papás con Horacio Botta Bernaus, especialista en el tema. También realizamos talleres aprovechando las reuniones de entrega de los informes escolares. Para darte un ejemplo, en una oportunidad filmamos la entrada y salida del colegio donde se veía a los chicos respetando las normas y a los padres incumpliéndolas. Después de mostrarles eso, los papás trabajaron en grupo y redactaron pautas a tener en cuenta. Al hacerlos participar, ellos se comprometen naturalmente a cumplirlas”, detalla Bogdanich.

Durante la década recorrida, el proyecto fue premiado en dos oportunidades en el Congreso de Buenas Prácticas en Educación que organiza el Gobierno provincial. Asimismo, desde la escuela aseguran que es un tema que nunca se agota y que siempre hay algo nuevo para trabajar. “Buscamos minimizar a cero los riesgos y eso es algo que hemos logrado dentro de la comunidad educativa. No tuvimos ningún accidente en este tiempo. En el pueblo tampoco. Pero eso no quiere decir que todos cumplan al 100%, por eso seguimos trabajando en generar conciencia”.

Por los 10 años del proyecto este 7 de septiembre se realizará un taller de educación vial para docentes de escuelas de la zona.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam