Doña María, Vinicius y Brasil

06-01-2004

Durante diez años compartieron escenarios y fueron confidentes, hasta que en 1980 la muerte de Vinicius los separó.

María Creuza, nacida en el norteño estado de San Salvador de Bahía hace 59 años, habla en esta entrevista exclusiva con Sitiocooperativo sobre Vinicius y sobre  la cultura y la política brasileña.

-Si tuviese que mencionar una gran satisfacción en toda su carrera ¿cuál sería?

-Tengo un honor muy lindo, muy fuerte, que es haber sido la cantante preferida de Vinicius de Moraes. Él merece todos los homenajes habidos y por haber, como se dice, ¿no?

-¿Cómo era Vinicius?

-Vinicius de Moraes era una persona fantástica, un gran amigo, un padrino. Puedo decir que fue el ser humano más generoso y alegre que he conocido. Tenía una sabiduría, una capacidad para observar la vida extraordinaria. Tanto que los jóvenes vivían, no sólo escuchaban, vivían lo que decía el poeta. Tuve la suerte que me vio y dijo ¡esta es la chica que yo quiero!

-¿Hubo algún cambio en las políticas culturales luego que asumiera una nueva presidencia en su país?

-Lula tiene un gran interés...  tanto que ya despierta simpatías generales. En un primer momento se sabe que despierta cosas en contra y cosas a favor, no se puede agradar a todo el mundo. Pero él quiso acercarse de una manera tal a la cultura brasileña que nombró a Gilberto Gil como su ministro. Sentimos que se están volviendo a tener puerta abiertas, secretarías que están incentivando esos autores, esos compositores que de otra manera no tiene oportunidad de mostrar su trabajo. Y eso es muy bueno, tanto que hay un proyecto para que nosotros, que ya somos conocidos, seamos padrinos de otros que están empezando. Es muy lindo eso, y es un proyecto del PT (Partido del Trabajo), de Lula, de acercarse. Estamos todos con las expectativas puestas, con buena voluntad, porque yo lo voté a él y estoy esperando que funcione, todos estamos esperando que funcione.

-¿Cómo incide el contexto político en la cultura?

-Hay épocas en las que influye precisamente la política, entonces los espacios se cierran. Tanto el artista argentino como el brasileño no puede caminar, no puede nunca ir adelante.

Ahora hay una buena voluntad, hay una necesidad de cambio extraordinaria, y yo noto que hay más condiciones.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam