Directivos de Greenpeace detenidos en Copenhague

18-12-2009

Dinamarca. En la penúltima noche de la Cumbre sobre el Clima de Copenhague, los dos activistas se unieron a los Jefes de Estado en su camino a la cena con la reina en el Parlamento danés. En un convoy de tres vehículos, justo enfrente de Hilary Clinton, el director que simulaba ser un Jefe de Estado y su "esposa" llegaron a la alfombra roja para representar la demanda de millones de personas en todo el mundo que quieren un tratado justo, ambicioso y jurídicamente vinculante para evitar una catástrofe climática.

Con un cartel que decía: "Los políticos hablan, los líderes actúan", los activistas llevaron el mensaje de que los presidentes del mundo y los primeros ministros corren el riesgo de condenar al mundo a un caos climático si mañana no realizan los más serios esfuerzos para fortalecer el acuerdo sobre el clima.

"Tenemos sólo 24 horas para salvar al mundo del caos climático. Mientras los líderes mundiales cenan, el destino de cientos de millones de personas y de innumerables especies está en juego", dijo Juan Carlos Villalonga, coordinador de la campaña de clima de Greenpeace Argentina.

Greenpeace también proyectó el mensaje: "No traicionen el futuro de nuestros niños" en el Parlamento y la oficina del Primer Ministro danés en inglés, francés y alemán. Mientras tanto, otros activistas escalaron postes de luz y otros puntos altos fuera del cordón de seguridad con carteles que también decían: "Los políticos hablan, los líderes actúan" para que los vean directamente los Jefes de Estado que entraban en el palacio.

"Las negociaciones son complejas y muchos países están jugando al póquer con el planeta. Con el fin de romper el estancamiento de los países industrializados deben poner sus cartas sobre la mesa. A menos que mañana se pongan de acuerdo con la ciencia del clima, nos enfrentamos a un aumento de tres grados de la temperatura y un caos climático”, afirmó Melanie Francis, coordinadora de la campaña de clima de Greenpeace Internacional.

"A los líderes de los países industrializados le quedan sólo pocas horas para comprometerse a reducir fuertemente sus emisiones gases de efecto invernadero para llegar a un 40% en 2020 e invertir USD 140 mil millones de dólares para que los países en desarrollo puedan invertir en tecnologías limpias, en adaptación a los problemas generados por el cambio climático y para detener la deforestación. Si fracasan, serán recordados para siempre como las personas que llevaron al mundo caos", agregó Francis.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam