Cuando una campaña se tiñe de negocio

26-11-2008

A mediados de octubre, una campaña destinada a la prevención del cáncer de útero empapeló buena parte de las grandes capitales del país con la imagen de Araceli González y su hija. El afiche estaba firmado por Lalcec (Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer) y la única palabra destacada en el texto que acompañaba a la foto, era vacunate. En el spot televisivo, en tanto, Araceli advertía: “Hoy, tenés una vacuna para prevenirlo”. La ausencia de cualquier referencia a otras formas de prevención, como los controles ginecológicos periódicos, despertó algunas sospechas que fueron confirmadas cuando Lalcec admitió que la campaña había sido financiada por uno de los dos laboratorios que producen la vacuna contra el HPV, virus responsable de gran parte de los casos de este tipo de cáncer. El Ministerio de Salud tuvo que salir a aclarar que “la mejor manera de prevenir el cáncer de cuello de útero es el test de Papanicolau (PAP), que detecta alteraciones de las células y permite tratarlas antes de que evolucionen hacia un cáncer”. Un dato no menor: el precio de las tres dosis de la vacuna asciende a 2.700 pesos.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam