BIEN CASERITO

12-08-2015

Cada agosto, los largos tablones del club Unión, con mesas prolijamente preparadas esperarán a los comensales para un particular almuerzo. Habrá que decirle chau a la dieta y ni hablar de medirse el colesterol. La idea es pasar una linda tarde y probar todito lo que vaya llegando a las mesas.

Oncativo es una ciudad donde buena parte de la población es descendiente de inmigrantes, por lo que es tradicional la elaboración de salame artesanal rescatando las recetas de los ancestros. Con el tiempo, se fue convirtiendo en el sello distintivo de la ciudad, a tal punto que la convirtió en sede de este festejo.

Ellos dicen que el producto es el mejor. Es más, hablan “del arte de hacer salame” y de la eterna lucha entre la receta marquellana y piamontesa, donde empiezan a jugar variables como los condimentos, el estacionamiento con temperatura y humedad justas, entre otras cosas.

Pero volvamos al club, a la fiesta y al menú que como es tradicional, consiste en una entrada de jamón crudo, bondiola y salame cocido, acompañado de ensalada rusa y verduritas en escabeche. Después aparecen los mozos con el salame cortado de punta a punta, longitudinalmente, con las típicas rodajas de 30cm de largo que la gente degusta diente libre, con distintas ensaladas. Luego viene el postre. Esto está acompañado por espectáculos y alrededor de las 16 horas se corren las mesas y comienza el baile, que se extiende hasta la tardecita.

“Este año tendrá lugar la 40º edición, que incluye varias actividades, arranca el viernes 15 de agosto con un baile popular, el sábado a la noche una peña y el domingo es la reunión central, el almuerzo, donde existe la posibilidad de que esté presente el programa Cocineros Argentinos. Además de esto, armaremos una carpa e invitaremos a los chacinadores, para que puedan darse a conocer e interactúen con los visitantes. Una de las novedades es que los más chicos tendrán también su lugar y actividades con peloteros, magos, payasos y un menú especial. La idea es que siempre esté presente toda la familia”-explica Gustavo Ochetti, presidente del Club Unión de Oncativo.

Los salames que se degustarán en la fiesta ya están listos y se están estacionado. Fueron faenados especialmente a fines de junio y durante tres días por alrededor de 50 personas allegadas al club, dentro de los que se encuentran los alumnos del colegio técnico. “Se realiza una cantidad extra que queda a la venta durante los meses siguientes a total beneficio de esta institución que llevamos adelante con gran esfuerzo, donde se pueden practicar 10 disciplinas que están compitiendo a niveles muy buenos”.

El rey

Una de las particularidades de esta fiesta es que acá no hay reinas, sólo hay reyes. Se premia a quien realizó el mejor salame, o sea, quien tuvo la mejor receta y una muy buena mano para ponerla en práctica. “Se hace la elección de dos reyes, uno es el rey nacional del salame artesanal, que es bien de campo. Son los productores que lo hacen con la receta de los abuelos y traen sus embutidos. Se realiza la degustación y un jurado decide cual es el mejor. También se realiza la elección del rey nacional del salame comercial, ya que acá en Oncativo se formó una industria de cerca de 40 establecimientos que están haciendo estos productos y que tienen fama en todo el país. Comenzaron como micro emprendimientos y ya es toda una industria la del chacinado”, asegura el presidente del club.

Cuatro décadas

El festejo tiene un particular origen. Hace 40 años, un grupo de amigos se reunió en el club local y cada uno llevó el salame que había elaborado en su campo. Comenzaron a degustarlo para ver cuál era el mejor y surgió la idea, medio en broma medio en serio, de realizar una fiesta para que todos pudieran probar lo mejor del salame local. Al año siguiente se juntaron, faenaron cerdos y realizaron un gran almuerzo en el club. Nacía la fiesta.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam