AL SUR DE CÓRDOBA, DOS COOPERATIVAS DESARROLLAN UNA PLANTA DE BIOGAS

09-04-2015

La generación de combustibles alternativos, como el biogas, es una pequeña punta de lanza para dar solución a dos grandes problemas que comparten las comunidades medianas y las grandes concentraciones urbanas: los residuos contaminantes del ambiente y la cada vez más escasa energía generada a través de las vías tradicionales.

En Huinca Renancó, al sur de la provincia de Córdoba, se está terminado de poner a punto un biodigestor para producir energía, que en principio servirá para alimentar el alumbrado público de la localidad.

El desarrollo del proyecto requirió de la participación de diversas entidades y organismos que finalmente confluyeron para construir la estación de biogás al sur de Córdoba.

Dos de estos principales actores son la Cooperativa Eléctrica Huinca Renancó (CeHR), que además de dar energía tiene la concesión del sistema de cloacas, y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), con sede en Santa Fe, que armaron un fideicomiso para instalar la planta de combustibles alternativos.

Fue la cooperativa local quien inició las gestiones para un subsidio de Nación destinado a la construcción del biodigestor. Como el financiamiento se debía canalizara a través de una entidad vinculada al agro surge la asociación con Fecofe, que es la destinataria del subsidio de $18 millones que permitió comenzar con la obra civil. . “El objetivo siempre fue utilizar los residuos de la planta de separación instalada en la localidad y también lo pesamos para el frigorífico local que por entonces estaba en funcionamiento”, explicó a COLSECOR noticias el presidente del consejo de administración de la CeHR, Carlos Marioni.

La cooperativa eléctrica aportará otros $3 millones en trabajos de tendido de líneas que suman una inversión de $23 millones para el biodigestor de 2 mil metros cúbicos, lo que equivale a unos tres pisos en altura.

El reactor en pleno funcionamiento generará aproximadamente 1 mega de energía. En principio se instalarán dos de los cinco motores previstos que alcanzarán a cubrir la demanda energética del alumbrado público. Parte del monitoreo de la planta se hará desde Italia, donde se capacitó a los ingenieros del proyecto y se compraron los motores, por lo que se tuvo que instalar Internet en el predio.

“También está prevista, esto es algo que gestionó el municipio, la instalación de una planta de faena de pequeños animales que se alimentaría con el biogás”, además de utilizar los residuos de la misma. “Si todo cierra es un proyecto muy lindo, esperamos que en poco tiempo pueda estar funcionando”, expresó Marioni.

El biogas se obtiene de la reconversión de residuos orgánicos (húmedos) en un recipiente cerrado herméticamente donde se producen bacterias que generan gases como el metano que sirve para poner en marcha los generadores. También recibirá el aporte de biomasa de una plantación de sorgo que gestiona el fideicomiso.

Ecuación ambiental

La generación de la planta de biogas de Huinca no alcanza en capacidad las exigencias del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) para inyectar energía al sistema, por lo que sólo se usará a nivel local. “Cuando surgió la posibilidad de instalar la planta, nos planteamos que no podíamos dejar pasar esta oportunidad”, cuenta Marioni. “Analizamos la situación ante la posibilidad de eliminar los basurales, dejar de enterrar los residuos y generar algo de energía. Esa era nuestra ecuación.”

Carlos Marioni, presidente de la CeHR

A futuro, el fideicomiso pretende hacerse cargo de la planta de separación de residuos de la Provincia que funciona en el mismo predio donde está el biodigestor. “Nos parece importante estar en el procesamiento de los residuos porque una pila que se filtre arruinaría toda la biomasa”, explican desde la cooperativa. En este predio se reciben los desechos de localidades vecinas y un grupo de personas organizadas en cooperativa de trabajo realizan la separación: lo inorgánico se vende y lo orgánicos hoy se almacena para el reactor.

Del biodigestor también se obtendrá biofertilizante que se usará en la plantación de sorgo.

“Esperamos poder erradicar los basurales”, apunta el presidente de la cooperativa sobre el final de la charla y agrega que vienen trabajando con campañas de difusión a través de las cooperativas escolares locales.

Está previsto que el reactor comience a generar a fines de 2015, ya que requerirá de ajustes en el proceso de fermentación. “Ojalá dentro de un año posamos estar haciendo una nota contándote que todo está funcionando”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam