Ahora si

14-06-2005

El titular del Juzgado en lo Comercial 18, Germán Páez Castañeda, dispuso que la cooperativa El Hogar Obrero sea administrada nuevamente por sus autoridades electas, luego de un año y medio de intervención judicial.

El jueves 26 de mayo retornaron a la sede de la entidad, ubicada en la avenida La Plata, los integrantes del Consejo de Administración, que preside el abogado Daniel Martínez. La tarea de los administradores consistirá, básicamente, en vender bienes por unos 160 millones de pesos, para pagar deudas que involucran a bancos, ex proveedores y ex empleados, así como a no menos de 40.000 ahorristas y personas ligadas a la que fuera la cooperativa de consumo más grande de Latinoamérica.

El Consejo de Administración de "EL HOGAR OBRERO" invitó a sus asociados y amigos a una reunión informativa sobre la recuperación de la Cooperativa donde responderá a preguntas de los concurrentes.

La reunión se realizará el miércoles 18 del corriente de 18:30 a 20:30 hs. en la sala "Solidaridad" del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, Buenos Aires.

La cooperativa que cumplirá cien años el 30 de julio próximo, dejó de lado su época más floreciente y se abocará principalmente a pagar deudas, luego de el comienzo de la devolución de los bonos Tip-hogar y la polémica venta del shopping de caballito.

Fundado en julio de 1905 por Juan B. Justo, El Hogar Obrero llevó adelante importantes desarrollos tanto en actividades de Consumo Vivienda, Educación, y Provisión de varios servicios, además de absorber a lo largo de su historia a otras cooperativas. Con más de 300 locales, fue la más importante del país. Miles de asociados se beneficiaron. El crecimiento fue asombroso y de los 19 socios iniciales pasó a tener más de 600 mil setenta años después. Superó diversas crisis económicas exitosamente gracias a su austeridad y estricto respeto a los principios cooperativos. Por ejemplo, las crisis económicas derivadas de las guerras mundiales, un incendio de su depósito central en 1954, el Rodrigazo, la crisis derivada de la guerra de Malvinas y muchas otras que afectaron su funcionamiento de diversa manera, pero que siempre fueron superadas. Finalmente la hiperinflación de la época Alfonsinista le dio un duro golpe. Esa historia culminó en marzo de 1991, cuando El Hogar Obrero incautó los fondos de 200.000 ahorristas y pidió el concurso preventivo. Venía de encarar un proyecto muy ambicioso como fue la remodelación del Abasto. A la vez, había pagado a sus ahorristas, en efectivo, los fondos que había incautado el Estado en 1990, con el Plan Bonex.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam