"HOY LOS LIDERAZGOS SON FRÁGILES, COMO LAS INSTITUCIONES"

01-07-2014

La socióloga e investigadora Liliana de Riz sostiene que dentro de la oposición no se avizora una figura capaz de unificar puntos comunes. Sostuvo además que las instituciones y las leyes se manejan `a piacere` del gobierno de turno.

Su formación comenzó con la licenciatura en sociología de la UBA, donde se graduó con mención especial. Profundizó sus estudios en París, donde se doctoró en la materia. Hoy se especializa en política latinoamericana, sistemas electorales, partidos políticos, políticas públicas y desarrollo humano. Es profesora consulta de la UBA e investigadora del CONICET. A lo largo de su carrera, fue autora o coautora de nueve libros y numerosos artículos. Recibió el premio Konex en ciencia política y fue autora principal de los Informes de Desarrollo Humano de Argentina 2002 y 2005, además de docente en varias universidades de Argentina y del exterior.

Liliana es práctica. A diferencia de otros especialistas inmediatamente fijó día y hora para la nota, que giró en torno a la política y sociedad argentina, tema de agenda si los hay, ya que como escuche decir muchas veces, Argentina es uno de los países latinoamericanos donde más se habla sobre política. En los medios, en la calle, en el café o en la mesa familiar. Directa y con postura firme, analizó a través de la charla uno a uno los temas que fueron surgiendo.

¿Cómo analizas este año pre electoral?

Es un año difícil no sólo porque es pre electoral, sino que es un año en que la economía se estanca, la inflación se descontrola, el empleo baja, la crisis social emerge y lo que es más confuso es que no se identifican bien cuáles son los proyectos a futuro. Es difícil que la oposición haga una propuesta unificada, hay demasiados signos, demasiada furia... hay esperanzas, pero a veces no alcanzan.

El tema de la oposición es recurrente en los analistas políticos, que coinciden en que no hay una figura fuerte...

La oposición dividida es una constante en la política Argentina. Ha sido la contracara de la predominancia del partido justicialista o del peronismo. Está dividida y no tiene capacidad de convertirse en una alternancia para el gobierno si no se coaliciona. El problema es buscar una oposición capaz de gobernar, con liderazgos creíbles. Hoy los liderazgos son frágiles, como las instituciones, y realmente no se avizora todavía la figura capaz de unificar los puntos comunes que tiene la oposición, más allá de las críticas. Se puede abundar en las críticas pero el tema es resolver con buenas propuestas los problemas que este gobierno creó o no resolvió.

Retomo el concepto `los liderazgos son frágiles como las instituciones´, ¿Qué observás en las instituciones argentinas?

La larga historia política tiene una constante que es la inestabilidad institucional. Desde el golpe del ´30, cuando las leyes no respondieron a los intereses de los poderosos se anularon, se suspendieron, se cambiaron. Es decir, una historia con interrupciones del sistema político por los regímenes militares, las alternancias civiles y después un largo período peronista que siempre termina en procesos de gran inestabilidad y confusión. La oposición tiene turnos muy breves y generalmente no completa el mandato como ocurrió en democracia con Alfonsín o De la Rúa. `Las instituciones frágiles´ significa que se manejan `a piacere´ del gobierno de turno. El desconocimiento de los fallos de la corte sobre los jubilados es un ejemplo de eso.

Sos crítica en relación a la división de los poderes

Una democracia no funciona sin controles. ¿Qué es la República?, un sistema de controles. La división de poderes es un sistema de controles. Si estos no funcionan, si el ejecutivo puede hacer lo que quiere, me parece que estamos en un gobierno arbitrario... la democracia no es solo ganar las elecciones, la democracia es mucho más que eso.

Luego hay que gobernar...

La verdad es que tenemos una tradición desgraciada de no respetar la ley como te dije, pero creo que también tenemos una tradición en la cual hay una cierta idea de que Argentina es poderosamente rica y que siempre se puede fundar y refundar. `Aguante que vendrá la Argentina potencia´. Basta que venga un liderazgo de esos que son audaces para que agarre el timón del Estado y que nos lleve para donde quiere. Esos mitos son de una raigambre muy lejana en la historia, pero siguen vigentes a derecha y a la izquierda y esto no es así. Basta mirar Chile, Uruguay u otros países en los cuales la idea es que los recursos son escasos, hay que protegerlos, hay que negociar las diferencias y hay que tratar de lograr una convivencia sensata y un lugar en el mundo. La Argentina no encuentra un lugar en el mundo, está aislada y sigue peleada y escindida. Ya decía José Luis Romero hace mucho, tenemos abundancia de recursos naturales y recursos humanos también. Sin embargo faltaba una cosa central que es la capacidad de convivir sin conflictos que te destrocen o que te lleven a la violencia.

Con respecto a los candidatos, hoy es común que un candidato esté en un partido y luego en la otra elección va con otro, eso trae pérdida de credibilidad...

La crisis de los partidos políticos del 2001 no se ha reconstituido. El radicalismo hace esfuerzos, perdió peso territorial, internamente está muy complicado en el sentido de que discute liderazgos, tiene líneas internas y el peronismo no es un partido político aunque compite como tal. Es un gran movimiento que es gobierno y oposición a la vez. Y a la hora de llegadas las elecciones se junta para ganar y luego viene la pelea sucesoria. Este no es un sistema de partidos articulado, todavía estamos en el campo peronismo y no peronismo. Las identidades hoy son de opinión, dependen del momento. Se quejan los encuestadores de que los resultados cambian a cada rato.

En este sentido, ¿cómo ves a la sociedad civil en relación a la política? ¿Y el tema de la representación en este ámbito?

Por un lado está la sociedad civil y por otro la representación. La representación es la brecha que hay que llenar. Pero lo cierto también es que esta sociedad cambió muchísimo. No solo por el empobrecimiento que viene desde mediados de la década del ´70, que en los ´90 era fenomenal, que en el 2001 llegó a cifras extraordinarias y que hoy vemos que tenemos tanta pobreza como en los ´90. De modo que es una sociedad donde predominan los pobres, la clase media no creció. Están los que fueron enganchados con planes y subsidios y está también el tema de que tenemos fronteras porosas.

¿Hablás de la política migratoria?

La necesidad de una política migratoria en cualquier país es importante, no es restrictiva sino que es distributiva. Hoy llega quien quiere, no hay control fronterizo, no hay control aéreo y el narcotráfico ha penetrado en este país de una manera descomunal. Yo ya decía en el ´97 que Argentina era un país no sólo de tránsito sino de consumo. Ahora es de tránsito, consumo y producción. Este es un mal, el crimen organizado como narcotráfico, que no se puede disociar de la corrupción. La corrupción en este gobierno viene acelerada desde el menemismo y creo que no ha bajado el ritmo, hasta hay un vicepresidente comprometido en una causa. Estamos viviendo situaciones que en otro momento no hubieran sido toleradas, de gran degradación política y social. También la pobreza hace que haya una clientela que no es propia de una democracia.

La financiación de los partidos, la influencia de Internet en la política y el sistema electoral, fueron los últimos temas que se abordaron en esta charla.

En este marco, ¿Cómo ves el tema del financiamiento de la política?

En realidad ahí hay un tema importante, porque en un punto el financiamiento de la política se cruza con el narcotráfico. Ahora, ¿Cómo se financia la política en Argentina, con leyes que no controlan, con jueces que miran para otro lado? Se financia como se puede, me parece que acá hay un dato que es muy importante: La asimetría de recursos entre el oficialismo y la oposición para las campañas políticas es atroz, eso es una suerte de fraude estructural. Los recursos materiales para competir en política están asimétricamente distribuidos y el gobierno hace abuso de ellos Son recursos de todos usados como propaganda o pauta oficial y nadie controla eso.

¿Cómo observás el tema de Internet y política?

En todo el mundo la política cambio porque los medios de comunicación se transformaron y hoy particularmente con las redes sociales nadie sabe muy bien como es ni cómo va a ser la política en Internet, esto es un incógnita que tenemos. Internet es un modo de oír voces, el tema es quien toma esas voces y las convierte en políticas públicas. Porque el tema es la brecha entre la protesta y el descontento en las redes y la representación política que es la que debe de algún modo consensuar políticas públicas que traigan una esperanza de futuro y mejoren la vida de la mayoría de la gente.

Con respecto al sistema electoral argentino, se está hablando de la implementación de la lista única

Es fundamental. Todo lo demás es una manipulación espantosa que lo único que hace es que el electorado caiga en trampas, como la lista sábana donde se colecta de todas partes. Es fundamental la lista única para terminar con la corrupción, el robo de boletas y toda esa historia. Hay otros males del sistema electoral que tardarán más en corregirse como la desproporcionalidad, el sesgo partidario predominante del peronismo que gobierna los distintos ciclos y la oposición que ni siquiera tiene chances de alternancia.

La evolución del Estado

“Hoy el Estado está totalmente desarticulado, sostiene Liliana. El golpe del ´76 se encargó de crear una especie de feudo que cada uno defendía sin unidad de propósitos. Entonces heredamos un Estado desarticulado que además está corrompido por dentro. Está colonizado por intereses particulares de gobiernos de turno como lo fue el menemismo. Un Estado privatizado para los que mandan que no es para todos, donde la riqueza pública se filtra en los bolsillos de los privados o en los negocios de los pocos que mandan. Hay que reconstruirlo, debe constituirse una autoridad legítima capaz de regular, con leyes sean un programa de futuro y no una política de intercambio de intereses como esta”.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam