Incendios

Corrientes: “Es una verdadera tragedia lo que estamos viviendo”

En primera persona, Diana Aguirre, apicultora y educadora, cuenta el drama que viven en Corrientes. "Es lamentable ver cómo en media hora estamos perdiendo años de esfuerzo y sacrificio"
martes, 22 de febrero de 2022 · 13:04

Diana Aguirre es una productora rural cooperativista que define lo que están viviendo en el litoral como la “pandemia correntina”. Su conmovedor testimonio fue difundido por Coninagro.

Emprendedora apícola y educadora, Diana es también presidenta de la Cámara Correntina de Apicultores.

Sobre el impacto en el sector expresó que desde la entidad “todavía no se hace un relevamiento a nivel provincial, porque las pérdidas son día a día, diría que toda la provincia está en las mismas condiciones. Es lamentable ver cómo el fuego en media hora consume tantos años de esfuerzo y sacrificio“.

“Es una verdadera tragedia lo que estamos viviendo, en nuestra Cooperativa Apícola “Eirete Porá” estamos trabajando arduamente junto a bomberos voluntarios de la localidad de Loreto, la policía y la municipalidad acercando agua en tractores y acoplados para socorrer las zonas afectadas. Le damos prioridad a la casa de los vecinos”, sostuvo. Loreto está a 220 km de la ciudad de Corrientes.

En tanto, al momento de conmensurar daños ocasionados por la sequía e incendios, Diana sostuvo que “en nuestra cooperativa apícola hemos perdido más del 70-80% de las colmenas. Además, los colmenares en su mayoría estaban en las forestales que han sido arrasadas por el fuego, la otra consecuencia es la falta de alimento para las abejas. Estamos dentro de los Esteros del Iberá, donde la alimentación base de las abejas es el néctar y polen de los Esteros y también los eucaliptus, todo eso está devastado. La pérdida que se prevé es total “.

Diana junto a un guazuncho bebé rescatado

 

 

En tanto, la productora comentó cómo se dividen las tareas voluntarias entre los lugareños: “En medio de este triste contexto, estamos trabajando sobre el rescate de animales autóctonos en las zonas quemadas, en este caso un guazuncho bebé, propio de los Esteros del Iberá, así como hay yacaré, lobitos, tatú carreta, en este caso hemos podido rescatarlo, pero con sus patitas y pezuñas quemadas, y una manito quebrada. Salvar la vida de un animal indefenso reconforta el corazón, pero lastimosamente es uno que se salva de entre miles y miles que se quemaron “.

Finalmente, en un caso que nos moviliza e interpela como sociedad, Diana explicó cómo divide su día a día entre su voluntad y solidaridad de cooperar y sus obligaciones laborales: “mi actividad en la cooperativa por el momento está limitada puesto que las circunstancias se imponen; a la mañana me voy a acompañar a los tantos chicos que salen a dar una mano, llevar agua y socorrer animales y por la tarde sigo cumpliendo mis funciones como vicedirectora en la Escuela Nº 132 Angel Bassi de Loreto”

 

Fuente: Coninagro