Economía

Eduardo Sancho: “Hay que aplicar a nivel mundial la experiencia de integración nacional”

El presidente de Fecovita habló sobre el nuevo rol de la federación, en el marco del Foro Mundial de Cooperativas Vitivinícolas.
miércoles, 12 de enero de 2022 · 11:54

El titular de la federación con sede en Mendoza, dialogó con el periodista Mauricio Videla, del diario Los Andes, sobre las alianzas internacionales con otras cooperativas vitivinícolas.

“Queremos que las alianzas internacionales entre las cooperativas vitivinícolas le generen un mejoramiento al productor”, sostiene Eduardo Sancho. 

Sancho presidirá durante este año el Foro Mundial de Cooperativas Vitivinícolas, mandato que concluirá en 2023, cuando Argentina reciba a los representantes de las federaciones de Australia, Brasil, Chile, España, Francia, Italia y Portugal.

“Creemos que ha sido fundamental la asociación internacional entre las cooperativas de tres continentes: América, Europa y Oceanía. Primero se formaron las alianzas con los franceses, españoles y brasileños; después se construyeron con los demás países”, explicó el dirigente sobre el organismo intercontinental que nació en 2008. Sancho comentó que las relaciones entre las distintas federaciones se van fortaleciendo a medida que estas empiezan a conocerse e impulsan intercambios de consejeros, productores y jóvenes profesionales con el objetivo de enriquecer sus experiencias.

 

¿Cómo nació el foro mundial de cooperativas vitivinícolas?

En 2008 iniciamos el contacto con las cooperativas vitivinícolas francesas y luego comenzamos a charlar con las catalanas y brasileñas. Posteriormente formamos el Foro Mundial. Ahora la mesa se ha ampliado bastante. Antes junto a nosotros participaban las federaciones y cooperativas de Francia, España, Italia, Brasil y Chile. Después ingresaron las instituciones de Australia y Portugal.

 

Estas alianzas han fortalecido la presencia de las cooperativas en el mercado internacional. ¿Qué lugar ocupa Fecovita?

En el caso concreto de Fecovita estamos aumentado nuestra presencia en China. El acuerdo comercial con los franceses, que ya cumplió cinco años, está abierto a las necesidades del mercado y trabaja en aspectos concernientes a la comercialización de vino. En el caso de Estados Unidos, en el que también intervienen los italianos, directamente buscamos un importador o una distribuidora.

 

¿Cómo se derrama esto en el productor mendocino?

En el aumento de la rentabilidad, porque tener presencia en los mercados internacionales y conocer la demanda nos permitió adecuar nuestros productos, tanto a nivel de producción primaria como de elaboración. Las federaciones manejemos el mercado interno, pero cuando salimos es distinto, no usamos el modelo cooperativo para llegar al mercado internacional. En el mercado actual juegan grandes actores y con mucho financiamiento. Las cooperativas debemos agruparnos para negociar en forma conjunta, con una fortaleza no solo del volumen de producción sino también económica, para llegar a todos los mercados. Debemos hacer sinergia para que el crecimiento beneficie al productor. Es lo que nos diferencia de otros esquemas económicos que buscan solamente la ganancia de la empresa.

 

¿Se plantean mejoramientos en los procesos de la industria?

En forma permanente, tanto en el sector primario como en la bodega. En los últimos diez años las cooperativas que forman Fecovita han hecho grandes inversiones para mejorar su tecnología de elaboración. Por otro lado, en el sistema tenemos 40 enólogos, sumando los de Fecovita a los de las cooperativas, quienes además de hacer capacitaciones internacionales han logrado por medio de las experiencias en los intercambios hacer mejoras continuas en la calidad. Tal es así que a Fecovita le faltan vinos de mesa y debe salir a comprarlos al mercado.

 

¿Cuál es el horizonte del cooperativismo?

Es la única forma en la que se puede mantener el pequeño y mediano productor, y cuando hablo de mediano productor, hablo de quien trabaja 30 o 40 hectáreas. En el capitalismo es fundamental la economía de escala para bajar costos, que se logra con capital propio o como alternativa con el modelo cooperativo, formado por el ahorro de muchos pequeños. En el caso de Fecovita, somos la unión de 5.000 productores chicos y medianos. Menos del 5% trabaja más 50 hectáreas. Cada vez más hay más interés en la integración, en lo humano. Sólo es difícil competir porque hay una diferencia grande de posibilidades de negociación entre el productor y la bodega. La única opción para competir y equilibrar fuerzas es a través del cooperativismo.