Perfil

“Las flores están demás”

lunes, 8 de marzo de 2021 · 14:10

Camila Hutak es la primera mujer en presidir la mesa de Juventudes de Coninagro, una de las organizaciones cooperativas de representación de la actividad agropecuaria nacional.

Con 25 años, es la cuarta generación de cooperativistas en la familia. Todos los anteriores fueron hombres: su abuelo, su tío y su padre.

Nacida en Pampa del Indio, Chaco, Camila comenzó su militancia a los 12 años en la Cooperativa Agropecuaria Pampa del Indio y luego desde la Unión de Cooperativas Agrícolas (UCAL). Desde allí fue elegida para presidir la Mesa de Juventudes.

En una charla con Colsecor noticias, la flamante dirigente contó que: “Al principio no les gustaba mucho, se preguntaban cómo va a estar una mujer si hay muchos varones que pueden estar ahí. Recién ahora está cambiando todo este paradigma. Pero me fui metiendo, me gusta y se dieron cuenta del potencial que tenía para dirigir y abordar también la parte gremial”.

En su tierra, las mujeres son protagonistas en las tareas del campo, señala. “Hay muchas mujeres que han enviudado y siguen al frente del campo, hay mujeres que planifican la siembra de sus chacras y manejan maquinarias. Solamente que no se ven. Creo que ahí sí estamos invisibilizadas. Mi mamá siempre lo ayudó a mi papá en las tareas del campo y nosotras somos 4 hermanas y todas hemos sido educadas en el trabajo en el campo”.

Pero a pesar de la fuerte presencia en el territorio, las mujeres no logran ampliar su representatividad en organización de segundo grado o más. Para Camila, parte de esto se explica porque históricamente los hombres se sientan en esos espacios y también “por el miedo de las mujeres a ser rechazadas en esos espacios”, una suerte de autoexclusión.

También los modos en que se organiza esta participación es una barrera para que muchas mujeres puedan decir presente. “Por ahí el tema de los tiempos, hay muchas mujeres de mi edad que ya tienen hijos o están en la facultad y eso no permite involucrarse del todo. Creo que esto pasa en todos los ámbitos”.

La igualdad de mujeres y hombres es un objetivo a perseguir y visibilizar en cada lucha y cada 8 de marzo es una oportunidad para reflexionar públicamente. “Está demostrado que, si vos podes, yo puedo”, apunta Camila en relación a las diferencias entre mujeres y hombres. Tal vez nuestra mirada deba incluso abarcar más que una definición binaria.

“Ahora las flores están demás, debemos recibir respeto sobre todo y creo que también deberíamos ser más sororas y trabajar para que se terminen los femicidios”.