HERNANDO Y CIPRIANO

26-06-2015

Esta zona del centro de la provincia de Córdoba, tierra de comechingones y conocida como paraje de “Pujio y Choê”, fue otorgada en merced al sargento Bartolomé Rodríguez a fines de 1670. Las características geográficas de la región, la hicieron desde sus inicios aptas para la agricultura y la ganadería. Con las corrientes inmigratorias comenzaron a llegar desde Europa pioneros que se asentaron en el lugar.

En 1910, los hermanos Juan José y Bernardo Villanueva, compraron las tierras y donaron un espacio para la construcción de la estación de ferrocarril que se llamó “Los Choclos”, nombre que luego cambiaron por el de Hernando. Dos años después pasó el primer tren, que venía desde Dalmacio Vélez Sarsfield.

Los Villanueva estaban decididos a crear un pueblo y ya trazado el plano, decidieron donar terrenos a doce familias de la zona, hecho que se llevó a cabo el 24 de mayo de 1912, fecha que toma como la fundación.

A cuarenta kilómetros de ese lugar y sólo un mes después, el 25 de junio, nacía Don Cipriano Castelli, cuya familia se mudó a la zona rural de Hernando cuatro años más tarde.

Don Cipriano es querido y admirado, lo señalan como la “historia viviente”. Va recordando la manera en la que se fue armando la zona urbana: -“Al principio, donde hoy está la plaza no había nada, luego se trazó, parquizó y alambró para que los animales no pastaran allí. El primer intendente fue Juan Bosio, allá por los años ´20”.

Cuando era joven, Cipriano iba desde el campo a hacer las compras a Hernando:- “Había algunas casas y dos almacenes de ramos generales, uno se llamaba Márquez y Hnos y el otro Martinetti y Cía. Yo iba, hacía las compras, me reunía con mis amigos y volvía al campo”.

Todas las calles eran de tierra y los sulkys, únicos medios de transporte. “Había fondas, donde los domingos se juntaban los inmigrantes italianos a cantar. Se reunían 15 o 20 personas y cantaban en grupos de tres o cuatro. Los criollos iban a escucharlos”- cuenta.

Este hernandense (nadie se atreva a negarlo) llegaba los domingos con su caballo, lo ataba y pasaba la tarde junto a sus amigos, creando un hábito que hasta el día de hoy está instalado en el lugar. La kermesse era el evento social indiscutido. Se instalaban las carpas en la plaza y llegaba gente de toda la región. También la Sociedad Italiana y la Sociedad Española realizaban kermesses para celebrar las fechas especiales de sus colectividades y hacían bailes sociales con comidas típicas.

El trabajo en el campo, que aún es la principal actividad económica de Hernando, era diferente en ese entonces. -“No faltaba el empleo y tampoco la voluntad, todo se hacía manualmente, ahora hay maquinarias apropiadas para cada tarea. Es muy distinto ahora de cuando yo era chico. El maíz se juntaba a mano, con sacrificio, pero la gente vivía contenta. Nosotros salíamos a juntar maíz con los pantalones remendados, había que hacer economía para seguir adelante porque la familia era numerosa, con cinco varones y siete mujeres. En el campo ordeñábamos las vacas y hacíamos queso y manteca. También se amasaba el pan”

En ese tiempo, cuenta Cipriano, “muchas personas trabajaban como jornaleros hombreando bolsas o haciendo otras tareas y por ocho horas ganaban siete pesos”.

En 1918 se creó la Cooperativa La Vencedora, cuando un productor agropecuario observó la diferencia entre los precios de los cereales que se vendían a los acopiadores y los precios que estos obtenían al llevar la carga a Rosario. De esta forma, Don Luis Santiago Losano reunió a un grupo de productores y formaron la entidad que presta sus servicios hasta el día de hoy.

Los primeros autos que se veían por las calles eran los Ford T, Ford A y Chevrolet 28. Un revuelo se armaba cada vez que llegaba del tren, momento en que todos se acercaban para conocer las novedades, comprar mercadería, diarios o revistas como “El alma que canta” o “Caras y Caretas”.

Hernando crecía y llegó un punto en el que se necesitaron soluciones para el problema de la energía eléctrica. Así nació en 1939 la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos que con el tiempo fue ofreciendo más servicios, según las necesidades de la comunidad.

“Durante la intendencia del señor Francisco Vagliente, en 1940, se realizaron las obras para asfaltar las primeras cuatro calles- cuenta nuestro entrevistado de privilegio- por ese tiempo, el médico me dijo que no podía trabajar más en el campo, así que lo vendimos y nos mudamos con mi esposa y mis dos hijos a esta casa en la calle Belgrano”.

Cipriano siempre hizo ejercicio. Hoy camina ligerito, usa su celular y sostiene que hay que estar siempre activo. Le gusta mucho el deporte. Trabaja en la quinta, todos los días va a comprar el pan y lee el diario. A la tarde va a jugar a las bochas. Es conocido por hacer flexiones de brazos en el árbol frente a su casa. “Cuando tiene ganas todavía las hace, dice que es para tener los brazos más fuertes al jugar a las bochas”- cuenta su hijo Reinaldo.

Cipriano describe con orgullo a Hernando: -“Es muy linda, creció mucho y tiene todas las comodidades tanto en el pueblo como en el campo. Acá se vive tranquilo. Si alguien se fue cuando las calles eran de tierra y vuelve hoy, no las reconoce”.

Hernando, por su parte, tiene hoy más de 13.000 habitantes. Son innumerables las instituciones que le dan vida y hacen que hoy sea lo que es. Alrededor de la actividad agrícola y ganadera, se afianzaron comercios y empresas relacionadas al sector agroalimentario, metalúrgico, de la construcción y servicios. También hubo un gran desarrollo en el ámbito educativo, cultural, deportivo y solidario. Es la Capital Nacional del Maní y tiene su fiesta, que va creciendo en convocatoria y actividades dentro de las que se destaca la tradicional elección de la reina.

Todos están esperando que llegue el 2012. Un año muy especial ya que los dos, Hernando y Cipriano, cumplirán los 100.

Paola Perticarari

Hernando

Ubicación: zona centro de la provincia de Córdoba

Fundación: 24 de mayo

Habitantes: 13.000 personas

Principal actividad económica: Agrícola, ganadera y empresas relacionadas al sector agroalimentario, metalúrgico, de la construcción y servicios.

Cooperativa asociada a COLSECOR: Cooperativa de Obras, Servicios Públicos y Sociales de Hernando Ltda.

Información de interés: La ciudad es conocida por ser la capital nacional del maní y realizar su fiesta. En noviembre de este año finalizó su 56º edición.

Agradecimiento especial a Omar y Marcos Oddino, a la Municipalidad de Hernando y a José Ramello.

Suscribite al newsletter

COLSECOR Noticias

* no spam