Día de las Telecomunicaciones

La fecha recuerda las primeras licencias obtenidas por las cooperativas telefónicas

 

El 13 de julio se celebra el Día Nacional de las Telecomunicaciones. La fecha fue instituida en 1992 recordando el otorgamiento definitivo de licencias de telefonía fija.

 

Hasta el 12 de diciembre de 1992, las cooperativas telefónicas de argentina que brindaban telefonía fija en localidades medianas y pequeñas lo hacían mediante permisos precarios, otorgados décadas atrás por el Estado, en aquel momento a través de la propia Entel.

El decreto que les otorgó las licencias definitivas fue firmado por el entonces presidente Carlos Menem, que dos años antes había dispuesto la privatización de las telecomunicaciones en manos de Telecom y Telefónica.

Osvaldo Petrilli, gerente de la Federación de Cooperativas Telefónicas (Fecotel), recuerda que de las diecinueve cooperativas históricas que fundaron la federación, todas tuvieron permisos precarios por años. En el caso de la Cooperativa Telefónica de San Genaro (Santa Fe), cuna del cooperativismo telefónico, estuvo por más de 30 años en esta situación.

En estos 27 años, “todo cambió en las telecomunicaciones. En aquel momento no había Internet en los pueblos, ni telefonía móvil”. Con el tiempo, las cooperativas necesariamente debieron sumar otros servicios y fue así que mayoritariamente incorporaron Internet y televisión. “Hoy casi todas son prestadoras TIC.  Fueron reconvirtiéndose y la máxima aspiración es llegar con fibra al hogar”, señala Petrilli.

 

Inversiones

El camino de la reconversión de aquellas cooperativas que posibilitaron que los habitantes del interior del país pudieran comunicarse a través de un teléfono fijo no ha resultado fácil. Por un lado, ha sido necesario un trabajo importante dentro de la dirigencia del sector para comprender hacia donde avanza y de manera vertiginosa la tecnología de las comunicaciones. Por el otro, no es menor pensar en las inversiones necesarias para no quedar atrás.

Petrilli explica que desde Fecotel trabajan en varios sentidos con respecto a esto. “Uno con los aportes no reembolsables (ANR) que otorga el Enacom y que surgen del servicio universal. Otro de los caminos por el que estamos peleando fuertemente es el tema de la interconexión. Lo que veníamos haciendo en los últimos 20 años cambió y estamos peleando por un sistema donde las cooperativas se queden con todo lo que facturan en la telefonía fija, que no tengan que pagarle nada a los proveedores. Esos ingresos pueden ir reconvertir sus redes”.

Los desafíos de la convergencia tecnológicas plantean desafíos importantes para el sector de la telecomunicaciones en general. Quienes no actualicen sus redes confluyendo hacia la fibra óptica e integrando también la telefonía móvil, difícilmente puedan participar de las instancias futuras.