Por Dante Leguizamón

Escrito en el cuerpo

 

Sharp Objects, un thriller que hace honor a la literatura

 

Por Dante Leguizamón | Periodista 

 

Para el cronista, la serie que lanzó HBO en 2018 es imperdible. Nuestro fanático de las series se muestra subyugado ante una trama que describe fascinante e inquietante.

 

El tempo de A sangre fría, la gran obra de Truman Capote para narrar el sur de los Estados Unidos. La sutileza literaria de la maravillosa escritora Flannery O´Connor para aproximarse a la opaca vida de la conservadora sociedad sureña de ese país. La misma calidad televisiva que tuvo la primera temporada de True Detective y el exacto perfume estético que sólo logran algunas películas de los hermanos Coen. Todo eso sumado al sonido de hielos (y vidas) ahogándose en el whisky de La Ciénaga de Lucrecia Martel, amalgamado con un complejo misterio que, como todo buen caso policial, habla no sólo del hecho en sí sino de la sociedad en la que se produce. Eso es el sutil thriller psicológico Sharp Objects, basado en la novela homónima de Gillian Flynn.

Disculpas, esta no es una crítica a una serie ni pretende serlo, pero quien escribe no va a poder evitar mostrarse feliz de haber disfrutado de un producto excelente que definitivamente superó sus expectativas como televidente o como sea que se llame ahora a los fanáticos de las series.

Para decirlo en pocas palabras, HBO lo hizo de nuevo y demuestra que series hay muchas, pero sólo una productora es capaz de elevar el nivel del género a lugares no antes visitados.

 

La trama

Camille Preaker, una reportera con problemas emocionales, es enviada a su pueblo natal para escribir una serie de crónicas sobre dos homicidios ocurridos en el lugar. Todo sencillo. Pero Camille no es sólo una reportera. Es una sobreviviente. A decir verdad, no es sólo eso o, mejor dicho, no es eso sino una víctima que viaja hacia una escena del crimen que es su pueblo y es, además, un oscuro lugar en su memoria donde habita el dolor de una infancia cuya trama comienza a complejizarse a medida que recorre las opacas calles por las que transitó de niña.

Me detengo aquí, no quiero revelar ni un mínimo secreto de una trama que los buenos lectores del policial quizá logren intuir desde el principio, pero que no por eso deja de resultar fascinante por la manera en que la historia está narrada.

Me atrevo a decir que para llegar al pueblo en cuestión hay que recorrer el mismo camino que Capote relata al comienzo de su novela de no ficción escrita en los años 50: “El pueblo está en las elevadas llanuras trigueras del oeste de Kansas, una zona solitaria que otros habitantes de Kansas llaman <allá>”.

El pueblo en cuestión es Wind Gap y aunque la historia transcurre en la actualidad, uno de los secretos de la trama y del sur descripto en la serie es que en esos lugares de Estados Unidos las cosas no cambian. Los negros siguen siendo casi esclavos, los pobres siguen envidiando y odiando a los ricos y los ricos siguen concentrando el poder.

Camille (la periodista) es hija de Adora Crellin, literalmente la dueña del pueblo. Disculpen, mientras escribo este texto estoy viendo el último capítulo y sé que no me va a gustar el final, pero no puedo evitar verlo aunque ya sean las 4.38 de la mañana y tenga que despertarme temprano para ir a trabajar.

Al regresar a Wind Gap, Camille vuelve a convivir con Adora y descubrimos que en el pasado ambas tienen una pérdida desoladora y terrible que ha marcado su vida. La hija de Adora y la media hermana de Camille, Marian ha muerto tiempo atrás.

El trabajo de la reportera entonces no sólo consiste en escribir sobre la muerte de las dos adolescentes, sino en indagar sobre su propio pasado atravesado por la compleja trama de envidias y recelos de un pueblo donde nadie dice lo que sabe, nadie sabe lo que dice y nadie hace lo que quiere pero todos se subordinan al poder de los secretos y el control que ejercen los silencios.

¿Quién mató a las chicas? ¿Cómo murió Marian? ¿Quién es la dama de blanco?

 

El cuerpo

Quienes hemos consumido policial tenemos una manía. Leemos las historias de una manera especial, nos dejamos llevar por ellas buscando señales, mensajes que nos ayuden a descifrar el misterio antes de que la trama nos hable. Resulta impresionante la manera en que esta historia manda señales para que alimentemos esa pasión. En este caso las señales están escritas en el cuerpo de la protagonista y no es un eufemismo. Camille Preaker se daña a sí misma, una extraña pulsión la lleva a escribirse palabras en el cuerpo, a canalizar la culpa de no haber podido salvar a su media hermana haciéndose daño.

Por ello resulta agobiante verla volver a ese lugar que le ha hecho tanto mal y al que parece obligada a pertenecer aunque no pertenezca allí. En su casa de la infancia sólo una cosa la contiene y es la existencia de otra integrante de la familia. Una adolescente que tiene la edad de su media hermana cuando murió y que también es su media hermana. Becca comienza siendo expulsiva pero acaba conquistándonos y demostrándonos que el amor es lo único que sostiene en medio de la desolación de esas vidas que, hasta que se dan cuenta, sólo parecen tener una mínima contención en el alcohol y el sórdido tintinar de los cubos de hielo derritiéndose en el whisky para soportar el calor y el agobio del sur norteamericano.

 

Sutilezas

En Sharp Objects nada está de más. El perfume de la novela de Gillian Flynn está presente, pero se trata de otro producto creativo a la altura o superior al libro. En la serie, lo que parece obvio, no lo es. Lo obvio es necesario y tiene o tendrá una vuelta de tuerca a lo largo de los capítulos siguientes. Otra clave que la destaca sobre las demás es que el guión se permite no mostrar todo -por momentos muestra demasiado poco para lo que estamos sospechando- pero finalmente queda claro que siempre nos mostraron lo suficiente.

La creadora de la serie es Marti Noxon y ya adelantó que ni se está hablando de la posibilidad de darle a la serie una segunda temporada. Ojalá sea así. Quienes le reconocemos a HBO esa capacidad impresionante de llevar productos hasta el máximo nivel televisivo, sabemos que hay que dejar a las buenas historias allí sin exprimirlas demasiado.

Ocurre que el libro en el que se basa la serie termina exactamente en el mismo lugar en el que termina el octavo capítulo y, créanme, es perfecto.

Son las 5.40 de la mañana. Acabo de ver el final y debo decir que estaba equivocado. Es uno de los más temibles finales que he visto. Y, les advierto, vean los títulos finales.

Definitivamente HBO lo hizo de nuevo.

 

Sharp Objects

Una producción original de HBO

Creador: Marti Noxon basado en el libro de Gillian Flynn

Dirección: Jean-Marc Vallée (Big Little Lies)

Guion: Marti Noxon, Gillian Flynn y otros.

Protagonistas: Amy Adams, Patricia Clarkson, Chris Messina, Eliza Scanlen, Matt Craven

Miniserie disponible en HBO GO | COLSECORPlay